¿Para qué un SAI en tu Home Office?

¿Qué utilidad tiene un SAI para tu Home Office?
¿Tiene utilidad un SAI en tu Home Office? (Imagen base original de Alizee Baudez)

Los sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI) son algo habitual en las oficinas.

En la web de Easaedro puedes encontrar varios artículos hablando de este elemento, y ver cuál es la diferencia entre SAI On-line y SAI Off-line, o nociones básicas acerca de qué es un SAI o UPS si prefieres las siglas en inglés (Uninterrumtable Power Supply).

En la mente de muchas personas está clara su utilidad en una oficina pero ¿y cuando trabajas en tu casa con un ordenador portátil o laptop que ya tiene batería?

El SAI en tu Home Office te permite seguir con conexión a Internet si se interrumpe el suministro eléctrico de la Compañía.

Efectivamente, es común pensar que un SAI en tu casa no es necesario porque trabajas con un ordenador portátil que ya lleva su SAI incorporado.

De hecho, si la batería de tu portátil está en buenas condiciones, no serías un caso extraño si trabajas habitualmente con el ordenador desconectado de la red eléctrica, usando su batería y sin cables por medio (WiFi, batería… sin cables).

Pero no olvides que lo que mantiene a tu ordenador conectado a Internet es el router de tu casa, y el router necesita electricidad para funcionar.

Por tanto, lo habitual es que, ante una interrupción en el suministro eléctrico por parte de la compañía eléctrica, tu router se apague, quedando tu ordenador sin conexión a Internet.

Tu portátil está encendido, sí, porque tiene batería, pero no se puede conectar a Internet a través del router porque el router está apagado.

Por tanto, el uso más claro de un SAI en tu Home Office es mantener el router encendido y tu ordenador conectado a Internet.

¿Tiene importancia para ti que tu ordenador esté conectado a Internet para trabajar?

El hecho de que te quedes temporalmente sin conexión a Internet mientras trabajas puede ser un problema para ti o no, dependiendo de cómo trabajes, cuál sea tu trabajo, etc.

Si tu trabajo es Off-line, y solo necesitas conectarte a Internet para enviar tu trabajo por correo electrónico o para hacer consultas puntuales, el hecho de que se apague tu router y te quedes sin conexión temporalmente (se entiende que el suministro eléctrico acabará por volver) no supondrá un problema.

Ahora bien, si tu trabajo requiere de conexión constante, el hecho de perderla sí que te puede ocasionar trastornos más grandes.

Es en estos casos en los que un SAI conectado a tu router adquiere más sentido.

Alternativas para seguir trabajando si tu router se apaga.

Si tu router se apaga y necesitas conexión a Internet para seguir trabajando, actualmente la alternativa más fácil es utilizar tu smartphone como router.

Los teléfonos móviles están conectados a redes de datos inalámbricas tipo GSM, 3G, 4G, 5G… que siguen funcionando aunque tu oficina no tenga suministro eléctrico.

Muchos teléfonos permiten compartir la señal con tu ordenador para funcionar como router.

Eso sí, el consumo de datos puede ser alto y puedes tener restricciones dependiendo del contrato que tengas con tu compañía de telecomunicaciones en referencia a este aspecto.

¿Solo tiene sentido el SAI en tu Home Office para el router?

Evidentemente, un SAI no solo tiene sentido para conectarse al router.

Tiene sentido para conectarlo a cualquier aparato que necesites y sea susceptible de tener problemas ante un corte en el suministro eléctrico.

¿Cómo dimensionar el SAI para tu Home Office, qué UPS necesitas?

Los sistemas de alimentación (eléctrica) ininterrumpida tienen un par de variables básicas que los definen y que serán las primeras que tengas en cuenta para elegir cuál necesitas para tu Home Office:

  • Para qué potencia eléctrica debe ser válido.
  • Durante cuánto tiempo debe responder a esa demanda de potencia.

Así que habrá que pensar varias cosas.

¿Qué vas a conectar al SAI de tu Home Office?

La potencia eléctrica a la que debe responder el SAI de tu Home Office dependerá de qué vas a conectarle.

Por ejemplo, si pensamos solamente en un router doméstico, la potencia eléctrica que demandará del SAI será muy poca, siéndote válidos muchos modelos de SAI de poca potencia y de bajo coste de adquisición.

Estás hablando de que un router doméstico puede consumir 30W, algo fácil de suplir por muchos SAI.

Si también vas a conectar tu ordenador (por ejemplo un ordenador de sobremesa que no tenga batería), habrás de sumar su consumo a la demanda que deba cubrir tu SAI.

El consumo de un ordenador puede ser muy variable en función de modelos y de actividad, pero imaginemos que consume, por ejemplo, 450W en momentos de pico de uso.

Pues entonces tu SAI deberá dar respuesta tanto a los 30W de tu router como a los 450W de tu ordenador.

A partir de ahí, para conocer la potencia del SAI necesario solo has de ir analizando qué es lo que vas a conectarle.

¿Cuánto tiempo debe funcionar solo con baterías?

El SAI lleva baterías.

Lleva más o menos baterías en función de si debe mantenerse en funcionamiento más o menos tiempo, es decir, si debe cubrir interrupciones de suministro eléctrico más o menos largas.

Por concepto, los SAI no están diseñados para trabajar mucho tiempo solo con baterías, sino que su interés está en suplir cortes de suministro breves sin que se note.

Es decir, cuando tienes un SAI y se interrumpe el suministro eléctrico de la compañía suministradora, los equipos no se apagan para luego volver a encenderse sino que el SAI pasa a alimentarlos de manera inmediata.

Ése es su valor.

Si piensas en los conocidos grupos electrógenos o en generadores de emergencia, es probable que tengas en mente esa imagen de que todo se queda a oscuras cuando se produce el corte de suministro, y después, cuando el generador arranca, se vuelve a encender todo.

En el caso de los SAI, no se apaga aquello que tenga conectado.

Sin embargo, en contrapartida, los grupos electrógenos y los generadores de emergencia sí están pensados para dar servicio durante mucho tiempo, mientras que los SAI no.

Los SAI son especialmente indicados si vives en zonas en las que se produzcan esos cortes de suministro eléctrico breves, a veces de unos segundos de duración, para que ese breve corte no implique que se te apaguen los equipos de manera abrupta y se reinicien tantas veces, ya que esto no solo te interrumpe el trabajo sino que puede ser bastante perjudicial para los equipos.

De hecho, en oficinas es muy habitual que el tiempo de funcionamiento para el que se dimensiona el SAI sea el necesario para que los servidores se vayan apagando de manera ordenada, «cerrando sesión» con su sistema operativo y no de manera brusca.

En esos casos, el SAI se dimensiona para proteger posibles perjuicios a los equipos por desconexión no planificada.

En otros casos, si además de SAI hay grupo electrógeno o generador, los SAI se pueden dimensionar para que mantengan con sus baterías el funcionamiento eléctrico de los equipos que tengan conectados mientras arranca y se estabiliza el generador de emergencia, simplemente para evitar pasar por el apagón (y por el pico de intensidad del arranque del generador, también).

En el caso de tu Home Office, tú decides.

Es evidente que puede haber una gran variedad de casos.

Habrá personas que llamen Home Office a escribir con su tablet en un sofá, y habrá personas que tengan servidores que requieran refrigeración adiciona (conectarías los servidores y también el aire acondicionado al SAI…), etc.

Dado que la duración del funcionamiento del SAI solo con baterías se dimensiona por el fabricante para dar servicio durante un tiempo a una determinada demanda, si tu SAI tiene más potencia de la demandada, durará más tiempo funcionando, aunque las cuentas no son lineales.

Es decir, que si instalas un SAI de 5kW para 30 minutos, pero le conectas 2,5kW, durará más de 30 minutos, pero no necesariamente de manera proporcional (es decir, no cuentes con que durará 60 minutos).

Además, están los picos de demanda producidos por arranques y por momentos de trabajo de los equipos.

Por ejemplo, tal vez tu ordenador tenga una fuente de alimentación de 400W, pero eso no quiere decir que tu ordenador consuma 400W de manera constante, sino que la fuente de alimentación debe soportar demandas de 400W que el ordenador puede realizar en momentos de arrancado o de procesamiento intenso, pero tal vez el resto del tiempo consuma 250W, por ejemplo.

Con los SAI ocurre algo similar.

Deben tener la capacidad de dar servicio a una cantidad de potencia eléctrica, pero eso no significa que el tiempo que cubran con las baterías permita funcionar a esa potencia máxima todo el tiempo, dependerá de cada caso.

Por eso no es lo mismo un SAI de 5Kw para 30 minutos que un SAI de 10kW para 15 minutos al que vayas a conectar 5kW de consumo.

Como dato adicional, piensa que el SAI es un aparato eléctrico que también consume electricidad, y el fabricante ya lo tiene en cuenta cuando te da la ficha de prestaciones.

¿Te ha sido de utilidad este artículo?

Si te ha parecido interesante, compártelo y háznoslo saber.

Esperamos haber sido de ayuda en tus dudas acerca de la utilidad de un SAI en tu Home Office.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.