¿Siguen existiendo los Servicios Generales en las oficinas y en las empresas?

Los Servicios Generales siguen existiendo, y puede tener mucho sentido que así sea.

Aunque te pueda dar la sensación de que ya todo el mundo emplea los términos de Facilities Management para referirse a la gestión de los espacios de trabajo, eso no significa que sea cierto.

No se trata de volver a hablar de terminología, pero sí de emplearla mejor.

Si algo aburre ya es que cada vez que se hable de Facility Management se comience debatiendo acerca de su definición, así que no vamos a hacerlo otra vez.

Sin embargo, lo que debe quedar claro es que no se pasa de Servicios Generales a FM simplemente haciendo lo mismo pero llamándolo de otra manera.

Esto implica que, efectivamente, hay muchas empresas en las que las oficinas se gestionan mediante sistemas de Servicios Generales, y no de FM.

¿Es algo malo?

No necesariamente, depende de cada caso.

Los Servicios Generales siguen existiendo, y tal vez sigan por mucho tiempo más.

Y será así especialmente en los casos en los cuales estén dando buenos resultados.

La diferencia esencial entre los métodos de SSGG y de FM se encuentran en el planteamiento reactivo de SSGG frente al más proactivo de FM, y de la importancia de la estrategia, que también es mayor en el caso de FM.

Sin embargo, hay casos en los que Servicios Generales mantiene en perfecto funcionamiento el espacio de trabajo desde hace mucho tiempo.

Y lo normal es que, si cambias algo, será con la intención de mejorar…

…y si piensas que el paso de SSGG a Facility Management no te va a aportar mejoras, no tiene mucho sentido hacer el cambio

Los modelos híbridos de gestión de espacios de trabajo existen.

Vale, tal vez tengas claro que si haces las cosas de una determinada manera estás haciendo Facilities Management y si las haces de otra forma estás haciendo Servicios Generales.

¿Y si mezclas, qué pasa?

Si tu preocupación es lingüística, es probable que entonces te aparezcan dolores de cabeza y falta de sueño.

Pero nuestra recomendación es que te lo tomes con más calma.

Tu labor es que el resultado de la gestión de tu oficina sea el mejor posible, y no debe preocuparte tanto si en tu tarjeta de visita pone «Facility Manager» o «Responsable de Servicios Generales».

Hay empresas que llaman SSGG a actividades que claramente son de FM, y viceversa.

Y hay también mucha actividades que pueden encuadrarse en SSGG o en FM dependiendo de cada empresa.

Por ejemplo, si tu actividad se inscribe solamente dentro de los mantenimientos de las instalaciones de la oficina es difícil que se pueda hablar de FM.

Pero puede ser que tú, dentro de tu ámbito de esos mantenimientos, elabores un plan estratégico completamente proactivo al más puro estilo Facility Manager.

Entonces, habrá quien diga que no se te puede llamar FM porque solo abarcas los mantenimientos (y no la limpieza, el catering, la valija interna, las flotas de vehículos, etc.), pero también habrá quien te llame FM por tu manera proactiva y estratégica de plantear el trabajo aunque sea «solo» relativo a los mantenimientos de instalaciones.

¿Funciona? Llámalo como quieras.

Si lo que haces funciona bien, no pierdas energías en pensar si se llama de un modo o de otro.

De hecho, no tienes más que ver cómo se define la labor de Facility Manager en diferentes países para ver que tu actividad de Servicios Generales encaja bastante bien en algunos de ellos como FM.

Además, cada vez te vas acostumbrando a ver más siglas (IFM, FMS…) que buscan matizar qué incluyen y qué no, porque es una preocupación para muchas personas.

Lo mejor para ti, no obstante, es que te preocupes en que las cosas funcionen bien, sin pensar en si pertenecen al ámbito del FM, de los Servicios Generales, del Corporate Real Estate o de lo que sea.

Fórmate bien y consigue los mejores resultados en tu trabajo.

Eso es más importante.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.