Qué es un SAI o UPS y para qué se usa en una oficina.

Quñe es un SAI o una UPS y para qué se utiliza en una oficina
El SAI (UPS, en inglés), es una de las herramientas más utilizadas en las oficinas.

Si eres Facility Manager u Office Manager has de tener claro qué sucede en tu oficina si hay un corte de suministro eléctrico.

Esto te proporcionará una información realmente valiosa acerca del funcionamiento del espacio de trabajo del que te encargas.

Asegurar la continuidad de funcionamiento aunque haya un corte de suministro eléctrico.

Actualmente, la gran mayoría de los aparatos y herramientas que hacen que una oficina pueda funcionar son eléctricos.

Dentro de que siempre es deseable que todo funcione, existen algunos elementos que se consideran «críticos», en los cuales se centra más atención a la hora de asegurar que no paren su actividad.

Por ejemplo, puede ser que haya unos racks dentro de la oficina que funcionen dando servicio general a la empresa o a clientes, de manera que si se paran, se para el negocio y las pérdidas económicas para la compañía pueden ser notables.

Así, se emplean recursos en favorecer el buen estado de esos armarios rack y su electrónica, instalando equipos de detección y extinción automática de incendios, restringiendo el acceso a la sala en la que están a solamente personal autorizado, o potenciando la refrigeración de ese espacio para evitar que la electrónica se recaliente y pudiera pararse.

Ahora bien, esos equipos electrónicos requieren de electricidad para funcionar, y si hay un corte de suministro por parte de la compañía eléctrica o hay alguna avería en la instalación, o una incidencia en algún cable… pues dejarían de funcionar.

A qué se suele llamar «corriente limpia».

Antes de seguir, simplemente te comentamos que es habitual el empleo de la expresión «corriente limpia» a la corriente que procede de un SAI o una UPS.

Por extensión, se suele llamar «corriente sucia» a la que no pasa por un SAI o UPS, la que procede directamente de la compañía eléctrica suministradora.

Es también frecuente que, para identificar qué tomas de corriente están alimentadas por corriente limpia, se coloquen de color rojo o naranja, frente al blanco o negro utilizado comúnmente para la corriente sucia. Es un convencionalismo, nada más.

Un SAI es un Sistema de Alimentación Ininterrumpida.

Si prefieres las siglas inglesas, UPS significa «Uninterruptible Power Supply».

Se trata de un aparato que, de manera muy rápida, sustituye la corriente eléctrica suministrada por la compañía, por corriente eléctrica procedente de baterías.

De este modo, los elementos eléctricos conectados a los circuitos de corriente limpia seguirán funcionando durante un tiempo aunque no haya suministro eléctrico de Compañía.

Por tanto, el SAI tendrá 2 características fundamentales de dimensionamiento:

  1. Qué consumo eléctrico debe ser capaz de abarcar (potencia).
  2. Durante cuánto tiempo.

Así, verás que cuando se habla de adquirir una UPS se plantea siempre la potencia que ha de tener (en kVA ó en kW) y para cuánto tiempo se necesita que los elementos sigan funcionando colgados del SAI una vez haya corte de suministro de corriente sucia.

El tamaño de un SAI puede ser importante para la distribución de espacios en la oficina y en la sala COMMS.

Los SAI se suelen ubicar en la sala de servidores, y dependiendo de la potencia que tenga y, sobre todo, de la duración de servicio requerida (que se va aumentando incrementando módulos de baterías al SAI), puede llegar a tener un tamaño físico considerable.

Conviene saber las dimensiones de la UPS necesaria para considerarla en el proyecto, ya que a veces quien hace el proyecto no cuenta con ello, y después no cabe en ningún sitio.

Las baterías de la UPS pueden estar en espera o estar siempre funcionando.

Si quieres saber más acerca de esto, puedes leer el artículo en el que te explicamos las diferencias entre SAI On-line y Off-line, pero básicamente tienes que saber que es posible que los circuitos de corriente limpia estén siempre alimentados por las baterías.

La UPS puede funcionar de 2 maneras:

  1. Con las baterías en espera (Off-line):
    1. Los aparatos están trabajando con corriente sucia, y cuando se produce un corte de suministro, el SAI lo detecta y conecta las baterías para que los aparatos sigan funcionando.
      1. Lo hace tan deprisa que no hay corte de suministro para esos aparatos.
  2. Funcionando siempre con baterías (On-line):
    1. La UPS está constantemente recargando las baterías con corriente de Compañía, y al mismo tiempo las está utilizando para abastecer a los aparatos conectados a los circuitos de corriente limpia. Es decir, está siempre vaciando y recargando sus baterías al mismo tiempo.
      1. Cuando hay corte de suministro, lo único que ocurre es que las baterías dejan de recargarse, pues no les llega corriente sucia.
      2. Esta opción permite, además, que la corriente que llega a los aparatos esté siempre «estabilizada», pues procede de las baterías del SAI, con muchos menos picos que la corriente de Compañía.

SAIs individuales o centralizados.

En una oficina, si hay algún punto en que se suelen usar las UPS es en los armarios rack de servidores y electrónica de red, como decíamos antes.

Cada vez es más extraño que se protejan mediante líneas de corriente limpia los puestos de trabajo, entre otras cosas por la proliferación del uso de ordenadores portátiles o laptops, que llevan su batería (y su mini-SAI) incorporada.

Si hay varios armarios rack, hay dos maneras habituales de protegerlos con SAI:

  1. Colocando una UPS individual en cada rack (de hecho, suelen tener un formato físico «enrackable» para que se integren en la instalación), de tal manera que cada SAI tiene la potencia necesaria solamente para dar servicio al armario rack en el que se instala.
  2. Colocando un SAI general para todos los elementos a proteger (en este caso, todos los armarios rack). En este caso la UPS es de tamaño mayor, y también suele ser un equipo de mayor calidad y coste.

El cuadro de SAI.

Aunque en instalaciones domésticas puedes estar habituado a proteger un único elemento (o una regleta de enchufes) con un cable directo desde el propio SAI, en una oficina hablamos de proteger líneas eléctricas.

Los elementos que se conectan a esas líneas de corriente limpia quedan, por tanto, protegidos por la UPS ante falta de suministro eléctrico, pero con eso no basta.

No olvidemos que una línea eléctrica debe estar protegida ante subidas de intensidad demandada, cortocircuitos, pérdidas de potencial, etc.

Al igual que cualquier otra línea, los circuitos de SAI deben tener sus automáticos y diferenciales en el cuadro eléctrico.

La diferencia está en que ese cuadro, o al menos la parte del cuadro de la que salen las líneas de corriente limpia, ha de estar alimentada con una línea (acometida, derivación eléctrica…) que proviene, ésta sí, de la propia UPS.

Componentes funcionales de un cuadro de SAI.

Lo habitual es que un cuadro de SAI tenga 3 componentes funcionales, que a su vez se componen de tantos elementos como sea necesario según la complejidad de la instalación:

  • La entrada de SAI:
    • Mediante la cual el cuadro obtiene su suministro eléctrico de corriente limpia, procedente de las baterías del SAI.
  • La salidad de SAI:
    • Los circuitos que parten del cuadro hacia la oficina, ya protegidos.
  • By-pass:
    • Si se requiere de la retirada temporal de la UPS, por avería, mantenimiento o cualquier otra causa, recordemos que los elementos no pueden parar, de modo que el by-pass hace entrar corriente sucia a los circuitos de corriente limpia en estas situaciones, quedando sin protección durante la ausencia del SAI.

Todo esto puede ser mucho más complejo, ya que las UPS cada vez ofrecen más funcionalidades, y además puede existir otro elemento de protección, tal como es un grupo electrógeno, que se combine con el cuadro de SAI mediante otros cuadros de conmutación, etc.

El SAI está pensado para proteger poco tiempo.

Decíamos antes que cada vez es menos común incluso que se protejan puestos de trabajo por UPS.

De hecho, habitualmente el SAI no se usa para seguir trabajando ante un corte de suministro eléctrico, sino que se usa para evitar las consecuencias de una parada abrupta en los servidores.

Hoy en día, con los laptops parece que ya no se recuerdan los tiempos (no tan lejanos) en los que el ordenador, por lo que fuera, se apagaba de repente.

¿Qué pasaba cuando volvías a encenderlo?

Pues de todo: desde haber perdido mucho trabajo ya hecho, hasta tener que esperar mientras el sistema operativo hacía restauración de archivos, o tener que arrancar en modo «a prueba de fallos» y luego reiniciar otra vez en modo normal…

El sistema operativo de los armarios de servidores es más complejo que el de un ordenador individual, y una interrupción brusca puede provocar peores consecuencias.

Por esto, las UPS suelen dimensionarse para que permitan, ante un corte de suministro, el tiempo suficiente para que los servidores se vayan apagando de manera organizada.

De hecho, es frecuente que el propio software active, ante el corte de suministro, una secuencia ordenada de apagado de las máquinas.

Como vemos, lo habitual es que la duración que se pide a las baterías de los SAI es corta, unos minutos, lo necesario para el apagado: no está pensado para trabajar durante horas tirando de baterías.

Para cortes de larga duración está el grupo electrógeno.

Un grupo electrógeno funciona de manera diferente, generalmente utiliza un combustible fósil (gasóleo o gas) para genera electricidad, y mientras el depósito tenga combustible, el motor del grupo electrógeno (similar al de un tractor o un camión) seguirá generando electricidad.

Lo único de lo que hay que preocuparse es de ir recargando el depósito cuando se vaya gastando.

De esta manera, puede estar en funcionamiento durante varias horas, ya que su fuente de recarga es externa, y no depende para nada del suministro de la compañía eléctrica.

El grupo electrógeno no es un suministro ininterrupido.

¿Por qué entonces, usar UPS en lugar de grupo electrógeno, si el grupo electrógeno puede dar servicio durante más tiempo?

Porque el grupo electrógeno tarda en arrancar.

Como decíamos, se trata de un generador eléctrico basado en un motor similar al de un tractor o un camión, y por ello tarda unos segundos en arrancar, y algo más en estabilizarse lo suficiente para poder ser utilizada por los aparatos de una oficina.

Es una corriente con picos, especialmente en los momentos iniciales del arranque, y por eso suelen existir mecanismos de protección de este tipo de suministro eléctrico que eviten que dichos picos puedan dañar los equipos.

Es tarea del diseñador de la instalación tener todo esto en cuenta, para evitar que haya inconvenientes y averías.

 

Leer más artículos

 

Share