Facility Manager: de las Smart Cities a pedir taxis.

Facility Management. De Smart Cities a pedir taxis. Easaedro.

Si comparas los temarios de formación para Facility Managers con las ofertas de empleo para Facility Managers te puedes extrañar.

Vamos a analizarlo un poco.

La formación para Facility Managers habla en un tono, y el mercado laboral, en otro muy diferente.

Si acudes a formaciones para Facility Mangers es bastante fácil que te encuentres con temarios basados en argumentos bastante grandilocuentes, que tienen una base fundada, pero que se pierden en el delirio.

Efectivamente, la base tiene fundamento.

Si se quiere que el Facility Management esté considerado en los estamentos directivos de las empresas, es necesario que se conozcan algunos conceptos y que se sepa hablar con las personas responsables en las diferentes áreas.

Si no, será muy difícil.

Aunque no vamos a desarrollar ese asunto en este artículo, es también la base del esfuerzo de tantos FM por emplear anglicismos, tantas veces de manera errónea, o de acabar llamando KPI a todo, etc.

Sin embargo, bien planteado, el formarse para poder formar parte de los estratos directivos en las empresas tiene toda la lógica para el crecimiento de la profesión.

¿Entonces, dónde está el problema?

En que, para empezar, se trata, hoy por hoy, de una aspiración, no de una realidad.

Y en las formaciones al uso te lo plantean como si ya fuera una realidad en tu trabajo.

Al final, las formaciones se convierten en un medio para atemorizar a los Facility Managers acerca de exigencias que ni siquiera existen aún, y que no se sabe si van a llegar a existir, haciéndoles pensar que si no se suben al tren, van a quedar fuera del mercado, desfasados, etc.

Un ejemplo claro son las Smart Cities, y las formaciones en las que reiterativamente se dice que «los FM han de ser piezas clave en las Smart Cities», lo cual tiene sentido, pero no es una realidad, y no sabemos si lo será.

Otro ejemplo ha sido el teletrabajo, que tras tanto tiempo viéndolo como el futuro, cuando ha llegado ha sido rechazado por una gran mayoría tanto de empresas como de trabajadores (erróneamente, a nuestro parecer), y en cuanto lo han visto posible, todos otra vez a las oficinas presencialmente.

Así que en las formaciones se habla de Smart Cities, de teletrabajo, de CEOs, de CFOs, de anglicismos varios, de estrategia general de las empresas, etc.

¿Y mientras tanto, qué tono usa el mercado laboral para Facility Managers?

Bueno, ya has acudido a tu formación para convertirte en un as del FM, y te vas a convertir en una pieza clave de las smart cities del futuro tanto en la Tierra como en otros planetas.

Entonces te da por echar un vistazo a las ofertas de trabajo para Facility Managers, esperando que busquen personas que, como tú, están preparadas para el futuro, y así seas valorado o valorada como te mereces, que para eso te has formado.

Ves que en las ofertas aparecen unos listados que vienen a ser algo así como «funciones del puesto», y ahí esperas ver:

  • Preparación para hacer oficinas en otros planetas
  • Liderazgo en la estrategia de la empresa
  • Cualificación de vanguardia para encuadrar la oficina dentro de las smart cities.
  • Elaboración de planes directores para el funcionamiento de las oficinas.

Peeeeeeerooooo… resulta que ves otras cosas:

  • Reservar hoteles y viajes para los empleados de la empresa.
  • Atender a las peticiones de los empleados de la empresa.
  • Pedir taxis para empleados y clientes.
  • Reservar restaurantes para los empleados de la empresa.

¿Pero qué ha pasado aquí?

Esto no es lo que te habían contado.

No es cuestión de estatus sino de funciones.

Quien pide los taxis no es ni más ni menos que ninguna otra persona de la empresa.

No es cuestión de estatus.

Es cuestión de funciones.

Si se busca Facility Manager es para que gestione el funcionamiento del espacio en el que se trabaja, y eso, claro está, implica gestionar servicios tales como la limpieza, accesos, seguridad, calidad del aire, temperatura, mantenimientos de instalaciones, etc.

Pero no es el funcionamiento de la oficina en cuanto a la organización de las personas.

No se trata de pedir taxis, ni de reservar el restaurante del jefe o de la jefa, pues esas funciones recaen sobre otro perfil profesional, otro puesto: office manager.

Es cierto que en empresas de infraestructura reducida los office managers se encuentran en la necesidad de abarcar funciones que serían propias de FM, ya que no hay FM, pero no funciona igual al contrario.

Del mismo modo que se suele mezclar el perfil de office manager con el de personal assistant, se está mezclando el perfil de Facility Manager con el de office manager y con el de personal assistant.

Eso sí, no te extrañe que en la oferta pidan una cualificación de ingeniería o de arquitectura, ya que buscan Facility Managers, mientras que en la descripción de funciones se mezcla el pedir taxis con los planes de mejora de eficiencia energética del inmueble de la oficina…

Quede claro que todo este embrollo no se debe al Facility Management ni a las entidades formadoras, sino a los departamentos de RRHH que a veces desconocen tanto la profesión y el mercado que hacen unas mezclas imposibles de digerir.

En algún momento han confundido el Facility Mangement con Amazon Alexa o Google Assistant, y eso no es culpa del Facility Management.

Hablaremos de ello en otros momentos, pero aquí se trata solo de reflejar la realidad, ya analizaremos las causas en otros artículos.

De todos modos, te escuchamos en los comentarios si tienes algo que decir, que seguro será interesante.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.