¿Por qué está tan discutido el Facility Management?

Por qué el Facility Management está tan discutido. Easaedro.

El reconocimiento del Facility Management no está pasando por su mejor momento.

Después de varios años con el esfuerzo porque se comprendiera la profesión y se valorase en toda su extensión, se ha llegado a un punto que dista mucho de aquello para lo que se ha estado trabajando.

Pero ¿Por qué?

El Facility Management se ha reducido demasiado a la transferencia de riesgo muy mal entendida.

Uno de los pilares del FM es la transferencia de riesgo.

Lo que significa esto es que no debes intentar definir aquello que no es tu responsabilidad, sino dejar que lo hagan los especialistas en cada ocasión, y así no interferir negativamente en el resultado.

Un ejemplo claro puede ser el de dimensionar los recursos de un servicio.

Tradicionalmente, los Responsables de Servicios Generales definían el servicio dimensionando sus recursos (cuántas personas debería disponer el proveedor, frecuencia del servicio, medios auxiliares, etc.).

El Facility Manager no entra en eso, ya que el especialista es el proveedor, y es quien tendrá que hacer sus números para dimensionar los recursos que va a necesitar para cumplir con el servicio al nivel definido.

Pero muchos FM han omitido la definición y el nivel del servicio, y acaban diciendo al proveedor algo así como «que quede bien, y si no, no te pago».

Eso es lo que han entendido como «transferir el riesgo», que viene a ser «echar la culpa a los demás de todo y salvar mi posición en el trabajo evitando cualquier responsabilidad».

Falta de aporte de valor real que justifique su reconocimiento en el mundo real.

¿Qué preparación técnica y organizativa hace falta para decir eso de «que quede bien, y si no, no te pago»?

Efectivamente, ninguna.

Cualquiera puede hacerlo.

¿Qué valor aporta a la empresa a la que das servicio?

Efectivamente, ninguno.

Conceptos como los Acuerdos de Nivel de Servicio (SLA) o la Remuneración Variable se reducen en muchos casos a buscar la manera de no pagar a los proveedores o buscar la manera de aplicar reducciones en las facturas como sea.

Nuevamente, mal entendidos y mal aplicados unos conceptos que buscan aumentar la calidad del servicio y mejorar la gestión.

Falta de interés en la formación ante una posición de falso poder.

¿Qué formación hace falta para decirle a un proveedor «que quede bien, y si no, no te pago»?

Efectivamente, ninguna.

Ese/a Facility Manager que se siente en la cima del mundo cuando advierte al proveedor que «y si no, no te pago», realmente no lo está.

De hecho, es fácil entender que quien paga no es él/ella, sino la empresa para la que trabaja.

Cuando se habla de que el Facility Management necesita de mucha formación, y además, muy actualizada y continuada, este tipo de FM se pregunta «¿para qué, si ya estoy en la cima?».

No caen en el hecho de que lo que hacen lo puede hacer cualquiera, ya que no están aportando valor alguno, y que les puede sustituir otra persona en cualquier momento sin que se noten los resultados.

Exigencia de participación en áreas sin tener preparación ni conocimientos.

¿Cuántas veces has oído expresiones como «los/as FM deben participar en las fases de diseño de las oficinas (o de los edificios) para evitar los problemas operativos posteriores»?

Probablemente, muchas veces.

Pero luego llega la oportunidad de participar en la fase de diseño y no se sabe qué hacer, ni se aporta valor alguno, simplemente por falta de conocimientos.

Si no tienes la preparación para participar en algún área, lo lógico es prepararte y después pedir participar porque vas a aportar valor.

Pero prepararse implica adquirir conocimientos, estudiar, formarse de manera real, esforzarse, y si los/as Facility Managers piensan que su trabajo al final consiste en decir a los proveedores «que quede bien, y si no, no te pago», ese esfuerzo de prepararse y formarse, mejor lo dejan para otro día.

Si no te esfuerzas en tu formación, tu aporte de valor va decayendo, y cada vez tu trabajo es más prescindible.

No estás haciendo Facility Management.

Como Facility Management, has de identificar los items del proyecto que pueden dificultar la operativa de la oficina, los problemas energéticos, los problemas de salubridad, los sobrecostes de servicio derivados por diseños que no los consideran porque muchas veces los/as diseñadores/as no contemplan el uso de su diseño y se quedan en que quede bonito en una fotografía el día de la inauguración.

Tu intervención es muy conveniente para aportar valor al diseño, pero has de saber de qué se trata y aplicar tus conocimientos reales.

Si no tienes esos conocimientos, tu aporte al diseño es nulo.

Es muy, muy, muy habitual oír a Facility Managers quejarse de los diseños de las oficinas y los edificios, pero cuando se les deja intervenir en fases de proyecto para evitar esos problemas futuros de operativa… nada de nada.

Formación en Facility Management muy alejada de la realidad.

Una cosa es mirar más lejos de lo inmediato en tu formación, y otra cosa es que ello te aleje de tu actividad real.

Si acudes a formaciones de FM que te hablan de asuntos previstos para un futuro avanzado, o a escalas que escapan a tu participación (y a la del Facility Management en general), está bien para proporcionarte una visión, etc.

Pero el problema llega cuando toda la formación va en esa línea, mientras tú puedes requerir mayores conocimientos para tu actividad real que te permita aportar más valor a tu trabajo.

Te va a ser muy fácil encontrar formación teórica de «FM de ciencia ficción», pero muy difícil encontrarla de FM real.

Las formaciones se convierten simplemente en un entretenimiento, en una excusa para pasar una mañana o un día fuera de la oficina y de la rutina diaria, pero si a la vuelta a la oficina alguien te pregunta «qué has aprendido que aporte valor a tu trabajo»…

Claro, si piensas que tu trabajo consista en decirle a un proveedor «que quede bien, y si no, no te pago», tampoco necesitas formación alguna.

Por favor, espero que tú no seas de esos/as.

Falta personal de interés por la formación para la mejora en el trabajo y la actividad de Facility Managers.

¿Cuál fue el último libro de FM que te has comprado, o el último curso de Facility Management que has cursado pagándotelo tú, de tu bolsillo?

Ahí está el problema de base.

Efectivamente, los Masters Universitarios tienen alumnos, pero lo que buscan esos alumnos… ¿son conocimientos, o es el papel que les van a pedir para darles trabajo, o es la bolsa de empleo que tienen los masters…?

Una vez terminado el máster y con el título, si nos ponemos a hablar de la formación continua en FM a partir de ahí…

Todo cambia.

Un ejemplo claro es la pertenencia a asociaciones de FM que sirven (o deberían servir) tanto para networking como para actualización (y adquisición) de conocimientos.

Si analizas cuántos de los/as asociados se pagan su cuota de asociación de su bolsillo, te das cuenta de que la gran mayoría está ahí solo porque su empresa se lo paga.

Si su empresa les despide, o cambian de empleo a otra empresa que no les pague la afiliación, o simplemente su empresa decide que ya no les paga la afiliación, pues simplemente dejan de estar en la asociación, porque no se lo van a pagar de su bolsillo.

Esto lo que denota es una falta individual de interés por mejorar las propias prestaciones en la actividad laboral, y es la base para la falta de interés general en el FM a escala corporativa y social.

La realidad del Facility Management actualmente dista mucho de la teoría, aunque no se comente.

El FM es una actividad que puede aportar muchísimo valor a las empresas.

Muchísimo.

Pero se ha ido planteando de manera progresivamente más y más apartada del aporte de valor, de manera que ha llegado un punto en que el FM está más discutido que nunca.

Si le preguntas a un proveedor de servicios quién es el/la FM y te dice que «es quien se encarga de que no cobre por el servicio realizado», y al mismo tiempo le preguntas a la empresa y te dice que «es quien se encarga de que el proveedor cobre menos por el servicio», te das cuenta de que se ha llegado a un punto en que no se está haciendo Facility Management.

¿Es así siempre?

No.

La situación no es tan negativa siempre.

Afortunadamente, hay entornos en los que se hace FM y las empresas funcionan mejor.

Hay Facility Managers que se forman continuamente y siguen creciendo en su profesión.

Hay Facility Managers que trabajan en que el FM se considere correctamente y se comprenda a niveles lo más claro posible.

El problema del FM actual es que se están convirtiendo en las excepciones, y eso no es nada bueno para la profesión.

Es trabajo de todos cambiar la mentalidad y trabajar en que esto funcione mejor.

¿Cómo lo ves tú?

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.