Diferencia entre espacio de trabajo híbrido y modelo de trabajo híbrido.

No es lo mismo el trabajo híbrido que un espacio de trabajo híbrido.

Últimamente se habla mucho del trabajo híbrido y de los espacios híbridos de trabajo.

No son lo mismo, ni siquiera se refieren a lo mismo.

El trabajo híbrido se refiere a la presencialidad y el espacio híbrido a los usos.

La diferencia está en que cuando se habla de trabajo híbrido o «Hybrid Work» se habla de un modo de trabajar en el cual se combinan actividades presenciales en la oficina con actividades a distancia con teletrabajo.

Tal como ya hemos hablado en Easaedro, las empresas no parecen estar por la labor de implementar el teletrabajo de verdad y siempre quieren tener un retén obligando a los empleados a que estén en la oficina un porcentaje del tiempo que dura su jornada laboral.

Como no es ni teletrabajo ni trabajo 100% presencial, se dice que es un modelo de trabajo híbrido, pues mezcla las dos cosas.

Pero cuando nos referimos a un espacio híbrido de trabajo nos estamos refiriendo a los usos posibles o programados para el espacio en sí.

Por ejemplo, una sala en la que hay escritorios tradicionales con su silla operativa es un espacio pensado para realizar labores de oficina, es bastante específico.

Del mismo modo, un espacio con el pavimento fregable y máquinas de café está pensado para usarlo de cafetería, es bastante específico.

Pero ¿qué ocurre si en el espacio de cafetería hay tomas de corriente y de datos, sillas ergonómicas y acústica tratada?

Ya no son usos tan excluyentes, sino que puede haber una mezcla de usos, una hibridación de usos mediante el espacio.

Otro ejemplo puede ser el del mobiliario.

Tal vez tu idea de un sofá es que sea un mueble para descansar.

Pero ¿qué ocurre si el sofá tiene toma de corriente y de datos?

¿Qué ocurre si tiene un accesorio para apoyar tu ordenador portátil o tu tablet?

¿Qué ocurre si tiene posibilidad de aislarse acústicamente?

Resulta que ese sofá se puede usar para descansar, para tener reuniones, para tener videoconferencias, o para trabajar con tu ordenador o tu tablet.

Ya no está tan definido para qué es ese mueble.

Puedes decir que es un mueble de uso híbrido.

Tu home office puede ser un espacio híbrido.

Es posible que en tu casa hayas montado un rincón que sea tu oficina, y que esté en el salón de tu casa, por ejemplo.

Pues eso es un espacio híbrido, que te vale para trabajar y también para otras cosas, tal vez incluso para cocinar.

Sin embargo, no se corresponde con un modelo de trabajo híbrido porque, en lo que se refiere al sistema de trabajo, solo te vale (respecto a la oficina) para teletrabajar.

Si tienes un modelo de trabajo híbrido, la parte presencial la tienes que hacer desde la oficina, no te sirve tu home office para ello.

¿Te ha servido?

No es cuestión de alargarse más, si te ha servido de algo esta lectura.

Como solemos decirte, si te ha parecido de interés, háznoslo saber y compártelo con aquellas personas a quienes creas que también puede servir de utilidad.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.