Por qué se instala un ByPass para el SAI

Aunque el SAI tenga un bypass interno, es necesario que haya uno externo al SAI en tu instalación eléctrica.

Cuando se incluye un Sistema de Alimentación Ininterrumpida en una instalación eléctrica, es habitual incluir un bypass externo al propio SAI.

A veces no se entiende porque se confunde el bypass interno del SAI con el de la instalación.

Pero tiene mucho sentido instalarlo.

El SAI tiene un bypass interno que puede no ser suficiente para un uso asegurado.

El SAI suele tener un bypass interno.

Esto significa que puede permitir que la corriente «sucia» de la compañía eléctrica pase a su través sin verse influenciada por las baterías.

Es muy útil en caso de averías, reparaciones o actividades de mantenimiento, ya que permite realizar algunas acciones sobre el propio SAI sin tener que desconectar los aparatos a los que protege.

Simplemente, lo que ocurre durante el tiempo en que está con el bypass activo es que dichos aparatos no están protegidos, ya que la corriente que les llega proviene directamente de la compañía eléctrica, y si en ese momento hay un corte de suministro, el SAI no actuaría.

¿Significa esto que no sea necesario instalar un bypass externo?

Es tan recomendable que se puede considerar necesario.

¿Qué hace el bypass externo en una instalación eléctrica con SAI?

Lo que hace un bypass externo en una instalación con SAI es puentear al SAI, saltarse al SAI, hacer que la corriente de la compañía eléctrica que pasaría por el SAI no pase por él.

Una parte de la corriente «sucia» (la de la compañía eléctrica) se lleva al SAI, y cuando sale del SAI ya es corriente «limpia».

Lo que hace el bypass es desviar esa corriente eléctrica antes de que entre en el SAI y llevarla al destino a que llegaría la corriente limpia que sale del SAI.

¿Quedan los aparatos protegidos por el SAI sin corriente al usar el bypass?

Es necesario apagarlos y luego volverlos a encender si no tienen un SAI individual activo (como tienen los ordenadores portátiles, por ejemplo).

Pero tienen corriente, y pueden funcionar, aunque se quedan sin la protección del SAI.

En caso de corte de suministro, además, se quedarán sin corriente.

Entonces… ¿Para qué instalar un SAI que proteja unas líneas eléctricas si luego se instala un bypass?

El uso del bypass tiene carácter ocasional, pero no por ello deja de ser necesario.

Hay muchos posibles trabajos eléctricos tanto directamente en el SAI como en la instalación eléctrica que pueden requerir de la retirada del SAI temporalmente.

Durante el tiempo que el SAI no está activo (o directamente, no está), los equipos que estaban conectados a él tienen que seguir funcionando. Para ello se hace el bypass y, durante ese tiempo en que no está el SAI, se nutren de corriente de la compañía eléctrica desde el cuadro.

Si, por ejemplo, el SAI se avería y hay que llevárselo a un taller durante unos días, o si se va a sustituir por otro SAI nuevo, hay que desconectarlo de la red.

Aquellos equipos que estén conectados a ese SAI se quedarían, entonces, sin electricidad.

Para que no se queden sin electricidad, se conectan temporalmente a la corriente de la compañía suministradora directamente, y para eso es necesario que haya un bypass que permita ignorar al SAI, saltárselo, y que la corriente eléctrica de la compañía llegue hasta los equipos.

Una vez solventado el asunto que haya hecho necesaria la desconexión del SAI, se vuelve a poner en marcha, se desactiva el bypass y se vuelve a hacer pasar la corriente a través de la UPS.

¿Qué pasa entonces con el cuadro eléctrico de SAI?

Al SAI le llega corriente eléctrica por una línea.

Esa línea procede de un cuadro eléctrico que ha dedicado un circuito con sus preceptivas protecciones a la alimentación del SAI.

Es corriente sucia, proveniente de la compañía eléctrica directamente.

Por el otro lado del SAI, sale la corriente ya limpia (pasada por baterías).

¿A dónde va esa corriente que sale del SAI y cómo se conecta a los equipos?

Del SAI se saca una línea que alimenta un cuadro eléctrico entero: el cuadro de SAI.

Y ya ese cuadro eléctrico se distribuye en circuitos con sus protecciones para alimentar los equipos que se quieran alimentar.

Es decir, los equipos no se conectan directamente y físicamente al SAI, sino que se conectan a un cuadro que está alimentado por el SAI.

Por así decirlo, el cuadro de SAI lo que hace es convertir un único cable en muchos circuitos usables.

Si el SAI se desconecta, ese cuadro, por tanto, se queda sin electricidad, entero.

Esto quiere decir que todos los circuitos que salgan de ese cuadro se quedan sin electricidad y no pueden alimentar ningún equipo.

El cuadro de SAI puede no ser físicamente un cuadro aparte sino una zona del cuadro general, y también puede ser que haya una vuelta de la corriente desde el SAI al cuadro general, y desde allí, con las protecciones correspondientes, se alimente al cuadro de SAI.

La normativa de cada país marcará las protecciones necesarias.

El asunto es que, si se desconecta el SAI, para el cuadro de SAI es el equivalente a lo que pasa en el resto de la oficina si hay un corte de suministro eléctrico por parte de la compañía suministradora: no hay electricidad.

El bypass lo que permite es, en esos casos, alimentar al cuadro de SAI con corriente directa del cuadro general, sin pasarla primero por el SAI.

De este modo, el cuadro de SAI funciona, sabiendo que la corriente que tiene en esos momentos es sucia, que no está protegida por baterías sino que es un cuadro secundario del general, sin más.

De manera interna, el bypass del SAI hace algo parecido.

Habitualmente, la corriente sucia entra en el SAI, el SAI la lleva a sus baterías, y desde sus baterías la hace salir hacia el cuadro de SAI.

Si, por ejemplo, alguna de las baterías se estropea y hay que cambiarla, hay modelos de SAI que permiten hacer un bypass interno que hace que la corriente sucia que entra en el SAI, en vez de enviarla a las baterías para luego enviarla al cuadro de SAI, directamente la mande al cuadro de SAI sin pasar antes por las baterías.

Esto permite cambiar la batería afectada sin tener que desconectar ni el SAI ni los equipos conectados a las líneas eléctricas del cuadro de SAI.

Durante el tiempo en que el bypass interno del SAI está activado, al no pasar la corriente por las baterías, realmente se está trabajando con corriente sucia, pues el SAI no está funcionando como tal, sino que se está puenteando a sí mismo.

El bypass interno del SAI es muy útil para algunas operaciones de mantenimiento, pero como puedes ver, no sirve para las situaciones en que haya que desconectar el SAI o llevárselo, ya que en esos casos la modificación del recorrido de la corriente ha de hacerse desde antes.

En vez de enviar la corriente sucia desde el cuadro principal al SAI, y desde el SAI al cuadro de SAI (o de vuelta al cuadro general y desde allí al cuadro de SAI), lo que se hace al activar el bypass es enviar directamente la corriente sucia al cuadro de SAI, dejando sin electricidad la línea que alimenta al SAI, y permitiendo así que se pueda desconectar, trabajar en él, o lo que sea necesario.

¿Te ha resultado útil?

Si te ha resultado útil sería estupendo que nos lo hicieras saber, y que lo compartieras con las personas a quienes también creas que puede resultar de utilidad.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.