Hacia dónde abren las puertas de tu oficina.

El sentido de apertura de las puertas de tu oficina es importante (Imagen base original de Mica Hernández)

¿Tienes claro hacia dónde deben abrir las puertas de tu oficina?

Vamos a analizarlo.

El sentido de apertura de las puertas de tu oficina lo marca la normativa de evacuación.

Efectivamente, el sentido de apertura de las puertas de tu oficina no es cuestión de diseño libre, sino que existen normas que te van a especificar hacia dónde deben abrir.

En concreto, las normas de evacuación de personas en caso de emergencia.

Y tiene mucho sentido que sea así, como vamos a ver a continuación.

El sentido de apertura de las puertas de la oficina debe facilitar la evacuación de personas en caso de emergencia.

Hay muchas personas dedicadas a la gestión de la oficina y Facility Managers que tienen en mente la idea de que las puertas deban siempre abrir hacia fuera, pero no siempre es así.

Efectivamente, la idea de que las puertas de la oficina abran hacia afuera tiene que ver con la facilidad de evacuación de las personas en caso de emergencia, pero el concepto es ése, y no la receta memorizada de que siempre las puertas deban abrir en el mismo sentido.

Imagina que, por el motivo que sea, hay que evacuar la oficina de manera rápida, y que las personas se dirigen rápidamente hacia las puertas.

Si las puertas abrieran hacia dentro de la oficina, se podría producir un tapón en la evacuación, ya que las primeras personas que llegaran a las puertas tendrían que pararse y retroceder un poco para abrir las puertas, lo cual entorpece la salida y podría incluso se un problema muy serio si las personas van corriendo y se agolpan en la salida, haciendo cada vez más imposible abrir las puertas, porque se tendrían que abrir «hacia atrás».

Pero en una oficina se pueden producir muchas situaciones en las que este criterio no se puede aplicar a todo porque se producen conflictos entre varias vías de evacuación, y hay que establecer prioridades.

Para eso está la Normativa.

Si, por ejemplo, el hecho de que la puerta abra hacia afuera implica que puede interrumpir una vía de evacuación que se considere prioritaria, entonces abrirá hacia dentro.

¿Cómo, dices?

¿Después de lo explicado?

Pues sí, porque el mismo criterio que se aplica a la salida de la oficina también se aplica a la salida del edificio, pero también ocurre dentro de tu espacio de trabajo.

Piensa en hacia dónde suelen abrir las puertas de las salas de reuniones y los despachos: hacia dentro de la sala o del despacho, ¿verdad?

Esto podría parecer que va en contra del sentido de evacuación, pero no es así, al contrario.

En caso de evacuación ¿qué pasaría si las puertas de los despachos de tu oficina abrieran hacia afuera?

Pues que podrían darle en las narices a las personas que van circulando por delante de la puerta en ese momento, entorpeciendo la evacuación.

Lo mismo puede ocurrir con las puertas de la oficina con respecto a vías de evacuación generales del edificio.

Como ves, la idea no es simplemente abrir hacia afuera, sino favorecer la evacuación de personas.

Criterios cuantitativos y cualitativos para la apertura de puertas de un espacio de trabajo.

La Normativa va a utilizar el concepto de «caudal».

Si en una oficina hay 60 personas y 1 puerta, a esa puerta le corresponde un caudal de 60 personas.

Si hay 60 personas y 2 puertas, la Normativa establece criterios para determinar el caudal a considerar por cada una de esas puertas, y ver la posibilidad de que el caudal por cada puerta fuera menos de 60.

¿Es 30?

Normalmente, no.

¿Por qué?

Ya hemos hablado de ello aquí: por las hipótesis de bloqueo.

Es posible que la Normativa te haga considerar la hipótesis de que la causa de la evacuación (por ejemplo, un incendio) esté delante de una de las puertas y no permita salir por ahí a nadie.

Entonces, como ves, las 60 personas tendrían que salir por la otra puerta, y el caudal de cada una sería de 60 igualmente.

Si hay 3 puertas, entonces es más probable que se pueda reducir el caudal de cálculo para cada puerta.

En función del caudal de personas que resulte para cada puerta, la Normativa suele establecer criterios para establecer el sentido de apertura de cada una de las puertas.

Como sabes, los criterios de cálculo también los establece la Normativa, por lo que has de leerla para saber cómo realizarlos.

Vale, ésta ha sido la parte cuantitativa, que también afectará a cuestiones como el tamaño de puerta, y otras más, pero no siempre basta con esto.

Aunque la puerta tenga un caudal de personas que haga que la Normativa considere que haya de abrir hacia afuera, también la Normativa te dará criterios cualitativos para saber si es posible o no.

Es por lo mencionado antes: puede ser que exista un conflicto de prioridades entre varias vías de evacuación, y la Normativa establece prioridades.

Si la puerta, al abrir hacia afuera, entorpece una vía principal de evacuación, probablemente la Normativa no te permita hacerlo de manera directa aunque los cálculos cuantitativos indicaran que sí.

La herramienta del diseño existe.

En los casos de conflicto de prioridades entre varias vías de evacuación, el diseño puede ser una muy buena herramienta.

Imaginemos el mismo ejemplo: una puerta de salida de tu oficina que si abre hacia afuera podría entorpecer otra vía de evacuación.

Tal vez la puerta pueda retranquearse, permitiendo así su apertura hacia afuera sin invadir el pasillo exterior.

La Normativa también suele indicar cuándo estas situaciones son posibles, y bajo qué condiciones se deben diseñar estos retranqueos.

No vamos a extendernos en esa explicación porque sería demasiado largo, pero baste indicar que, si bien puede que te haya parecido que es la solución universal, sepas que no siempre lo es, que también tiene condicionantes.

Puertas desbloqueables desde dentro: cerraduras antipánico.

Ya que estamos hablando de evacuación de personas, merece la pena mencionar el concepto de cerradura antipánico.

Muchas personas piensan que una puerta antipánico es la que tiene una barra antipánico como la que encuentras en edificios de gran afluencia.

Efectivamente, esas barras actúan sobre una cerradura antipánico, pero no solo las barras cumplen la función.

Imagina que la puerta de salida de la oficina tiene llave.

Imagina que alguien haya cerrado la puerta con llave, y que haya una emergencia que haga necesaria la evacuación de la oficina.

Si la puerta no pudiera desbloquearse desde dentro, las personas no podrían salir hasta que alguien con la llave abriera la puerta, y en caso de que esa persona no estuviese allí, la situación sería incluso más peligrosa.

Puede que estés pensando que si no se echa una llave, entonces la seguridad de acceso a la oficina quedase invalidada…

Para eso están las cerraduras antipánico.

Las puertas que tienen un sistema antipánico son aquellas que, desde dentro, siempre se pueden abrir, independientemente de si está el cierre echado o no.

En algunas es solo la cerradura, en otras hay una barra antipánico, pero el concepto es ése, que se pueda abrir la puerta desde dentro (en el sentido de la evacuación) aunque la puerta esté cerrada incluso con llave, evitando así el atrapamiento de las personas dentro de la oficina.

Esto permite que se eche el cierre, pues desde fuera no se puede abrir la puerta sin la llave o la tarjeta o el código (lo que sea), pero desde dentro siempre se puede salir y no quedan las personas atrapadas en caso de emergencia.

La Normativa entra a definir cuándo obliga a que existan puertas antipánico, cuándo han de tener también barra antipánico, etc.

¿Te ha resultado interesante?

Si te ha resultado interesante, háznoslo saber y compártelo con otras personas a quienes creas que también pueda resultar interesante.

Share

4 respuestas en “Hacia dónde abren las puertas de tu oficina.

    1. EASAEDRO Autor

      Muchas gracias por tu comentario, Matty.

      Nos alegra que te haya parecido un artículo útil, con esa intención escribimos.

      Esperamos que otros artículos también te lo parezcan, y que te animes a dejarnos tu opinión en los comentarios.

      Un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.