¿Puedes reducir el tamaño de tu oficina para pagar menos alquiler?

No siempre puedes reducir el tamaño de tu oficina para pagar menos alquler

Tal vez se te haya ocurrido desplazar un tabique para hacer tu oficina más reducida y pagar menos alquiler, pero ¿puedes?

El problema de las tablas de superficies estrictas.

Es práctica habitual elaborar tablas de superficies en las que se reflejan las áreas parciales de los espacios requeridos, y al final obtener un total de metros cuadrados como sumatorio de las superficies parciales.

Sin embargo, para que esa tabla sea de utilidad hay que hacer algo más, usarla dentro del proceso de proyecto, y no tomarla como un documento inalterable.

De hecho, ya sabes que te insistimos bastante en que lo importante es la geometría del local.

 

Superficie de más = alquiler de más.

Como hemos visto en algunos artículos ya, es frecuente que las inmobiliarias acaben reflejando el resultado de todas las cuentas y cálculos en un ratio por unidad de área.

Es decir:

(Alquiler mensual) = [(precio/(m2xmes)) x superficie)]

Por ejemplo:

Precio/(m2xmes) = 18€/(m2xmes)

Superficie = 400m2

(Alquiler mensual) = [(18€/(m2xmes)) x 400m2)] = 7.200€/mes

Pero si resulta que el local tiene 480m2, aunque tú solo quieres 400m2, las cuentas cambian:

(Alquiler mensual) = [(18€/(m2xmes)) x 480m2)] = 8.640€/mes

Es decir, que ese 20% de superficie del local que tú no quieres, te está costando un 20% más de alquiler cada mes.

Por tanto, buscas soluciones…

 

¿Y si todo se arregla con desplazar un tabique que divide dos locales?

En ocasiones se te puede ocurrir una solución: desplazar la pared que separa el local que quieres del local contiguo, de tal manera que la superficie de tu local se reduce, y así pagas menos de lo que te están pidiendo inicialmente por el alquiler, ya que todo está reflejado en el ratio por unidad de superficie (€/m2).

Veamos unos dibujos, pensando en que quieres alquilar el “Local 02”, y que inicialmente tiene más área de la que quieres.

Se te ocurre que podrías mover la pared

Así está inicialmente

Así quedaría

De esta manera, habrías ajustado el área del local (el que quieres es el “Local 02”), y pagarías menos por el alquiler.

Claro, suponiendo que ambos locales estén vacíos.

Pero… ¿esto siempre puede hacerse?

NO.

 

No siempre puedes reducir el área de tu local desplazando la pared.

Antes de dar por hecho que puedes realizar esta operación, has de tener bastantes cosas en cuenta.

Tanto es así, que muchas veces no será una opción válida.

Veamos algunos de los motivos.

 

Impedimentos comerciales.

Habitualmente, los arrendadores o los propietarios de los edificios tienen estudiada la distribución de los locales en función de sus ventajas comerciales.

Por ejemplo, si el hecho de que, al mover la pared divisoria entre locales, por hacer tu local más pequeño el del otro lado se hace demasiado grande, puede que no le interese porque sepa que en ese sitio y en ese momento un local tan grande no tiene suficiente mercado.

También puedes topar con la dificultad al negociar de que sea un edificio con suficiente demanda de ocupación, y que el propietario o la empresa gestora de digan que, si no lo quieres tú, tienen otros candidatos que no van a pedirles modificaciones.

 

Impedimentos técnicos, normativos y económicos.

En los locales hay instalaciones individualizadas, aunque pertenezcan a una instalación general del edificio.

Así, por ejemplo, los conductos de climatización de un local tienen su trazado dentro del mismo.

Si varías la forma del local, afectaría a trazados de conductos, encendidos y cableado eléctrico y de iluminación, detectores de incendios, etc.

Puede ser que, por ejemplo, el local que se hace más grande tuviera que cambiar máquinas de climatización, ya que la tendría dimensionadas para un local con el tamaño actual, y se quedarían cortas al crecer el espacio.

Todo esto se puede arreglar, pero tiene un coste económico, y a veces ese coste es relevante, por lo que tal vez no te merezca la pena la modificación.

Por otro lado, está la Normativa.

Por ejemplo, en muchos lugares, como ocurre en España, no puedes prever la evacuación de los ocupantes de un local atravesando por otro local de otro inquilino.

A veces, mover ese tabique divisorio provocaría esta circunstancia.

También puede ocurrir que los sectores de incendios estén al límite de su tamaño, y que al desplazar el tabique, el local que crece provoque que el sector de incendios al que pertenece excediera el máximo normativo, lo cual no puede hacerse.

 

Conclusión.

Como ves, no siempre es una opción válida el desplazar un tabique divisorio entre locales para variar la superficie de alquiler de una oficina.

Existen impedimentos técnicos, normativos y económicos que pueden dar al traste con tu iniciativa.

Si tienes interés en saber más de estos temas, no dudes en contactarnos.

Contactar con Easaedro

 

Leer más artículos

 

Share