¿Cuántos metros cuadrados de oficina necesito?

¿Cuánta superficie necesitas para tu oficina?

¿Cuánta superficie necesitas para tu oficina?

Vas a abrir una nueva oficina y empiezas a ver locales que te puedan interesar.

Una de las primeras preguntas que te va a ser necesario responder es cómo de grande necesitas que sea el local en el que te vas a instalar.

Veamos cómo plantearlo.

¿Sabes qué área tiene tu oficina actual?

Si actualmente estás en una oficina te resultará muy útil saber cuál es su superficie.

Esto, que te puede parecer obvio, generalmente no lo es, por diversos motivos.

Uno de esos motivos es que existen muchas maneras de referirse al tamaño de un espacio de trabajo, según qué se considere incluido, y qué no, en la cifra que se dé.

Seguramente te sonarán términos como “área construida”, “superficie útil”, “área neta”, “área bruta”, “superficie alquilable”, etc.

Hay muchos matices, muchos (puedes echar un ojo a nuestro artículo acerca de cómo medir una oficina), incluso diferentes normativas hablan de términos muy similares con terminología diferente.

 

Lo que dice el contrato de alquiler que mide tu oficina actual.

Uno de los pasos más comunes que se dan es preguntar al departamento financiero que mire el contrato de alquiler que tienes actualmente para ver cuántos metros cuadrados tiene el espacio de trabajo que estás usando.

No es que sea un mal punto de partida, y te servirá, entre otras cosas, para que surjan las dudas habituales: en esos metros cuadrados…¿están incluidos los aseos? ¿y el espesor de los muros? ¿y los rellanos de ascensores? ¿y los cuartos de instalaciones? ¿y…?

Verás que el hecho de que en un contrato figure una cifra de metros cuadrados es algo muy importante, porque la mayor parte de tus costes se va a referir a esa cifra, y sin embargo comprender la definición de qué incluye esa cantidad de superficie no es tan trivial como parece.

 

La Normativa te establece condiciones para el tamaño de tu espacio de trabajo.

Cuando encargas una consultoría de espacios a Easaedro te pones en manos de alguien que entiende y conoce la Normativa de espacios de trabajo.

Esto es fundamental, porque existen condicionantes legales que te marcan cómo debe ser tu oficina, y te limitan tanto por exceso como por defecto.

Puede que el aforo del local no sea suficiente para lo que quieres hacer, o que haya restricciones normativas de diversos tipos que debes conocer desde el principio, y considerarlas antes de llegar a estadíos más avanzados y costosos de tu proyecto, y descubrirlas allí.

Es muy habitual (si te ocurre a ti, no te sientas como un caso extraño) que te animes a dibujar un boceto de lo que quieres para tu oficina, y tras trabajarlo con nosotros veas que no era factible, o que lo que habías bocetado ha de cambiar bastante.

Es normal, para eso estamos.

 

La geometría es tan importante como tu hoja de cálculo para determinar los metros cuadrados que necesitas para tu oficina.

 

Cuidado con los ratios de superficie de oficina.

Como te decía antes, en el contrato de alquiler aparece una cifra de metros cuadrados del local, y relativos a esa cifra se establecen todos los ratios de costes: precio/m2, consumo/m2, m2/trabajador, etc.

Esto hace que haya rápidamente una tendencia natural a establecer ratios para todo, y en el caso del área necesaria para una oficina no es algo muy útil: al contrario, puede ser muy contraproducente.

Cuando leemos artículos que te dicen desde su titular cosas como cuál es el área ideal de una oficina, o cuál es el ratio ideal de m2/trabajador, no podemos contenernos la sonrisa, porque es como si te dicen cuál es la estatura perfecta de alguien, o cuál es el largo perfecto del cabello, o cuál es el color perfecto de uñas…

Tratar el asunto así no es serio, y sí que te puede llevar a trabajar sobre una base equivocada que te conduzca a un proyecto fallido, con el correspondiente gasto fallido.

Ten cuidado con quien te hable en esos términos tan carentes de análisis específico.

 

La geometría es lo primordial.

Nos hemos encontrado en algunas ocasiones con que hay personas que no entienden la conveniencia (o la necesidad, incluso) de hacer una consultoría de espacios, porque con una simple llamada telefónica a su agente inmobiliario ya le dice cuántos metros cuadrados tiene el local que le interesa.

Si ése es tu proceder, realmente te estás encomendando a la suerte, y te deseamos que la tengas buena y te salgan bien las cosas.

Nosotros necesitamos trabajar con la geometría del local, y para eso hacen falta documentos gráficos, planos que se correspondan con la realidad, etc.

Fíjate en la siguiente figura y comprenderás inmediatamente lo que te estamos explicando:

 

Figuras con la misma superficie

Figuras con el mismo área ¿Te parece que la geometría de tu espacio da igual?

 

Las 4 formas de la figura tienen exactamente la misma superficie.

Si fueran posibles locales para tu oficina, te resulta evidente que el aprovechamiento real del espacio no es ajeno a la geometría que tenga.

Y no es solo la forma de la envolvente del espacio, sino que en el interior hay elementos (núcleos de ascensores y escaleras, patinillos de instalaciones, pilares estructurales, etc) que van a condicionar mucho tus posibilidades.

No creas tampoco que estamos diciendo que el cuadrado es la mejor forma, porque existen muchos factores que pueden hacer que te convenga más una forma u otra (por ejemplo, en cuadrados de gran tamaño puede se complicado cumplir con los recorridos de evacuación de personas que marca la Norma de Protección Contra Incendios en algunos lugares).

 

Trabajar con geometría es más difícil, pero es como lo hacemos porque es la mejor manera.

Somos conscientes de que trabajar contemplando la geometría es más cansado que aplicar los consabidos ratios y así pensar que se está desarrollando el proyecto a gran velocidad, pero no considerar la geometría te puede llevar a sorpresas que no quieres encontrarte cuando ya sea demasiado tarde.

Hay incluso pseudoprofesionales que te mostrarán un esquema en el que se justifica cuánto área requiere una persona en una oficina, y después simplemente aplicarán una multiplicación.

Simplemente, recuerda la figura de las 4 formas con el mismo área que has visto unas líneas más arriba y valora la validez de esa manera de trabajar.

Muchas veces comenzarás tu proyecto con una hoja de cálculo, establecerás reglas de proporcionalidad y manejarás cifras teóricas de metros cuadrados necesarios.

Si es tu manera de empezar, adelante con ello, pero siempre ten en cuenta que se trata de números que necesitas para no enfrentarte a una hoja en blanco, para ir estableciendo órdenes de magnitud, pero no des por sentado que tu hoja de cálculo es tu proyecto, porque la geometría específica de cada caso requiere un estudio específico de cada caso si no quieres incurrir en gastos de alquileres y de obras (que pueden ser cuantiosos) sin tener una fiabilidad clara de que lo que haces está en Normativa y te servirá.

 

Habla con nosotros.

Nos dedicamos a los entornos de trabajo.

Somos especialistas.

Si quieres que tu proyecto vaya bien desde el principio, contacta con nosotros y hablamos de TU caso particular.

Quiero hablar con Easaedro

 

Leer más artículos

 

Share