Facility Management como evolución de Servicios Generales… ¿Seguro?

¿Seguro que Facility Management es evolución de Servicios Generales?

Que el Facility Management sea de más alcance que los Servicios Generales no es cuestión de apariencias ni títulaciones (IMG. Base: Saulhm)

Cuando se habla de que hay que “profesionalizar” el FM, lamentablemente la idea se queda con mucha frecuencia solamente en la superficie.

¿Es el Facility Management más profesional que el “antiguo” Servicios Generales?

Es muy habitual presentar al Facility Management como la evolución profesional de la actividad que ha venido denominándose Servicios Generales.

Sin embargo, la base de esa “evolución” no está en las apariencias, sino en conceptos tan profundos como la Proactividad y la Estrategia, de los que hablamos tanto en Easaedro.

La expresión de que el FM es “Servicios Generales pero con corbata“, es no entender mucho al respecto, pero lo que sí es cierto es que es una expresión tan extendida que parece haber calado más que los conceptos reales en los propios profesionales.

Vemos titulares en publicaciones, entrevistas, etc., cómo el FM se vende como “ahorro”,  “tecnología”… y se acaba por omitir un concepto capital: el conocimiento.

 

No se trata de titulaciones. Se trata de tener conocimientos y formación real.

Hay muchísima formación disponible en la temática de Facility Management.

Si escribes el término en un buscador de Internet, probablemente la primera página la ocupen varias ofertas para cursar estudios incluso de nivel de master universitario.

Incluso, para cursar algunos masters te pedirán una titulación universitaria previa.

Está muy bien que haya formación.

La formación debe servir para algo real, más allá de tener un papel (diploma) o no.

 

Pasemos a la Realidad.

Si tienes un poco de experiencia en el mundo Workplace, habrás tenido ocasión de estudiar espacios de trabajo para cualquier proyecto, y seguramente habrás tratado con encargados de Servicios Generales, incluso con encargados de Mantenimiento.

Sí, esos a los que actualmente se les llama despreciativamente “los del mono”, haciendo referencia a su indumentaria.

Pues bien, esos “del mono” eran los encargados de contestarte las preguntas acerca del funcionamiento mecánico de las oficinas.

Sabían cómo funcionaba la oficina.

 

Los conceptos más avanzados pueden requerir de otros más “básicos” para ser reales.

Podemos hablar de que los Facility Managers tienen un alcance en algunos aspectos que no tenían los Servicios Generales.

Uno de ellos, puede ser la estrategia referida a planes de contingencia y continuidad de negocio.

Pero, para que estos planes tengan algo de realidad, deben basarse en aspectos tan fundamentales como saber contestar a algunas preguntas relativas, precisamente, a cómo funciona la oficina.

Desde luego, elaborar un plan de continuidad de funcionamiento de una oficina si no se sabe cómo funciona en términos de electricidad y de voz/datos, es algo ilusorio que no lleva a ninguna parte.

Otro asunto puede ser el paso de los contratos tradicionales de servicios a los Acuerdos de Nivel de Servicio (SLA, Service Level Agreement).

Como ocurre con tantos otros conceptos, la interpretación que te puedes encontrar diariamente de qué significa esto se traduce en “pagar menos a los proveedores”, cuando realmente los SLA no están para eso, pero conocerlos implica estudiarlos, realmente, y es más tedioso que quedarse en la superficie.

En la misma rueda de comprensión conceptual deficiente, puedes seguir: interpretas que SLA significa “pagar menos a los proveedores”, y del mismo modo interpretas que “pagar menos a los proveedores” es “ahorrar dinero a la empresa”…Todo mal entendido.

 

El Facility Management tiene sentido para aportar valor. No para complicar las cosas, ni tampoco para bajar el nivel de servicio sin analizar.

El valor que puede aportar un departamento de FM es mucho.

Pero, al igual que en tantas otras profesiones, un buen departamento de FM aporta mucho valor, un mal departamento de FM no aporta valor: al contrario.

Hacer Facility Management no significa complicar los procesos, multiplicar el papeleo, cambiar los nombres de las cosas por siglas en inglés, transferir el riesgo sin analizar, recortar servicios sin analizar, recortar gastos sin analizar…

Como los hispanoparlantes tenemos salidas lingüísticas para tantas circunstancias, no es extraño ya oír a quienes se mofan del Facility Management llamándolo “Dificulty Management”, expresando esos casos en que, sin aportar valor, simplemente se reviste todo de falsa profesionalidad a base de recetas como las que hemos expresado en el párrafo anterior (complicar todo, hablar con lenguaje que parezca de altos conocimientos, llamarlo todo por terminología en inglés aunque exista la palabra en español…).

Cuando una empresa incorpora un departamento de FM, pero ve que al final, las soluciones provienen de “los del mono” (esos de los que se habla despectivamente tantas veces, pero que tantas veces son el soporte real), el departamento de FM es un gasto extra sin retorno de inversión, y no tiene sentido mantenerlo.

Cuando una empresa incorpora un departamento de FM, y este departamento gestiona basándose en análisis profesionales ajustando los procesos y estrategias a las necesidades de la empresa, su valor para la compañía es indiscutible.

Profesionalizar el Facility Management es ir en esta línea, independientemente de grados, titulaciones y mil apariencias más, que si no se sustancian con conocimientos reales, no sirven de mucho.

Hay que aprovechar la formación para que sea real.

Leer más artículos

 

Share