Facility Management no significa externalizar gestión de servicios.

Facility Management no es externalizar servicios

Identificar Facility Management con Externalizar servicios y gestión es un mal punto de partida.

 

Especialmente en los países en los que el concepto de Facility Management se ha empezado a manejar de manera más reciente, tal vez la peor manera de entenderlo es hablar de FM como si significase externalizar los servicios o la gestión de las instalaciones.

Vamos a explicarlo, porque es muy importante.

Facility Management y externalización de servicios o de gestión de instalaciones no significan lo mismo.

Llevamos años teniendo que explicar esto, una y otra vez.

En los países en los que los departamentos de gestión y de servicios generales llevan ya mucho tiempo funcionando, se ha tendido a banalizar la implantación de los departamentos de FM, básicamente, desde 2 campos:

  1. FM es “servicios generales” pero con corbata.
  2. FM es externalizar los servicios generales a otras empresas.

Ambas afirmaciones son falsas.

Así de simple.

Si en tu país se está empezando a hablar ahora de Facility Management y te están diciendo que consiste en hacer lo mismo de antes pero externalizándolo en varias empresas, no te están hablando de FM, y además, están sentando unas bases, unos cimientos, realmente malos para construir una actividad de FM que pueda ser real, útil, y que aporte valor.

 

El Facility Management se entiende desde dentro de la compañía.

Dado lo extendido de este concepto de identificar FM con externalización de servicios, se nos ha hecho necesario repetir que el concepto de FM es algo interno de la empresa, tenga luego el reflejo que tenga, interiormente y exteriormente.

Si hablamos de manera más intransigente (la Realidad es una gama de grises, de tonos intermedios), llegamos a decir que:

  • El/la Facility Manager está dentro de la compañía
  • Las empresas que se llaman “de Facility Management” son empresas proveedoras de servicios.

Los/las Facility Managers se encargan de gestionar los espacios e instalaciones de la compañía para la que trabajan, y para ello se deben nutrir, necesariamente, de servicios suministrados por empresas especializadas en muchos de los múltiples campos que se ven afectados por la actividad de FM.

Pero no has de confundirte: subcontratar no es hacer FM.

 

¿Por qué se llega a esta confusión tan extendida?

Fundamentalmente, por 2 motivos.

  1. La manera de nombrar:
    1. Como te decíamos, muchas de las empresas que ofrecen servicios relacionados con las actividades de FM se autodenominan “empresas de FM”, para que se las identifique fácilmente con su campo de acción.
      1. Por ejemplo, una empresa de limpieza es una empresa de limpieza, no es una empresa de FM, pero les ayuda a que los posibles clientes les identifiquen su actividad dentro del mundo Facility Management.
      2. Si la empresa proveedora es multiservicios, (por ejemplo, limpieza y mantenimiento eléctrico), le resulta difícil explicar a qué se dedica si no se denomina “de Facility Management”.
  2. La necesidad de especialización:
    1. En muchos países se proviene de la cultura del “manitas”, que era alguien que (se pensaba) sabía un poco de todo, y tanto te cambiaba un enchufe como te instalaba un grifo o te levantaba un tabique.
    2. Pero cuando se empiezan a necesitar actividades más especializadas, cuando la instalación eléctrica de una oficina requiere de instalaciones de UPS y grupos electrógenos, cuando la fontanería implica un compromiso medioambiental de uso del agua que implica rediseñar toda la instalación… cuando la instalación eléctrica afecta a equipos que repercuten directamente en el core businnes de una empresa, dejarlo en manos de esa figura del “manitas” es algo que ya rara vez las compañías sigan haciendo.
      1. Esto no significa que la figura del “manitas” no tenga cabida en el mercado actual, simplemente que se integra de manera diferente a como venía haciéndose.
      2. Lo que las empresas quieren es que de su instalación eléctrica se encargue personal especializado en electricidad, y del aire acondicionado, personal especializado en aire acondicionado, y suelen ser equipos diferentes, empresas diferentes…
        1. Ni el electricista es FM, ni el fontanero es FM, ni el climatizador es FM… sino que son especialistas, cada uno en su campo, y cada uno de esos campos están dentro de la actividad de Facility Management, no la sustituye.

Empecemos bien desde el principio, y no confundamos los conceptos: Facility Management no significa hacer lo mismo pero externalizado.

El Facility Management se apoya en diversos puntos que implican una profesionalización del sector de la gestión de los espacios y las instalaciones de las empresas.

El trabajo proactivo en lugar del reactivo, la planificación, la integración en la actividad de conceptos hasta ahora más ajenos a la actividad (p.e. “retorno de inversión (ROI)”,  planes de contingencia y de continuidad de actividad, etc…), estrategias a medio y largo plazo, etc.

Son muchos los puntos a aprender y muchos los campos en los que trabajar, de modo que hace falta centrarse en lo que realmente significa el Facility Management, y no empezar, ya desde el principio, a tergiversar su significado y a desviar los esfuerzos hacia caminos que no aportan valor.

Sin aporte de valor, el Facility Management no existe.

Leer más artículos

 

Share