Saber cuánta electricidad consume tu oficina ya es muy útil.

Consumo electricidad

Una de las maneras de racionalizar el consumo de energía eléctrica en tu oficina es, sencillamente, conocerlo.

 

Cuánta electricidad consume tu puesto de trabajo.

Si se preguntase a un cierto número de personas que trabajan en una oficina cuánta electricidad creen que consume su puesto de trabajo, es muy probable que un porcentaje elevado de esas personas no tenga una idea suficientemente aproximada de la realidad.

El caso más claro es cuando te preguntas cuánto consume tu ordenador.

Pensemos en un ordenador portátil, para no tener que combinar CPU y monitor.

Lo inmediato que se te ocurre es mirar en la parte de atrás del portátil, y ves que ahí pone algo similar a 300W ó 400W.

Por tanto, asumes que tu portátil consume 400W (por ejemplo).

Si en tu oficina hay 20 empleados y cada uno de ellos usa un ordenador portátil, el consumo de tu oficina, en lo referente a los puestos de trabajo, pensarías que es:

400W/ordenador x 20 ordenadores =8000W

De hecho, habrás visto artículos que te hablan de ahorrar electricidad apagando el monitor, o poniendo un protector de pantalla negro en el sistema operativo, para que se ilumine menos y consuma menos…

Sin embargo, si has hecho algo de eso esperando reducir tu factura de la compañía eléctrica te habrás llevado una desagradable sorpresa al ver que no se ha notado nada.

 

Realmente, no es tan fácil saber cuánta electricidad consume un puesto de trabajo.

El hecho de que en la parte de atrás de tu portátil ponga 400W no implica necesariamente que consuma 400W.

Es más, podemos decir que, en la mayor parte de los casos, no es así.

Lo que significa esa cifra de 400W es que tu ordenador puede llegar hasta un consumo de 400W, y que tanto su fuente de alimentación como su sistema eléctrico están preparados para ello.

En los momentos en que el ordenador está procesando, haciendo tareas complejas, renderizando imágenes, o cualquier otro proceso exigente, sí que va a estar en esos 400W de consumo, o muy cerca.

Sin embargo, la mayor parte de las personas que trabajan en las oficinas no se dedican al diseño 3D ni a cálculos tan complejos.

Si piensas en términos más “ofimáticos”, el uso de programas como procesadores de textos, hojas de cálculo, gestores de correo electrónico… tu ordenador está mucho más relajado.

Y por tanto, no está tan cerca de su límite de 400W.

 

¿Por qué se dice que monitorizar ahorra energía?

Al igual que decimos que el cálculo del consumo eléctrico de los ordenadores nos suele parecer mayor de lo que es realmente, hay otros casos en los que ocurre lo contrario.

Es muy probable que los empleados de tu oficina estén malgastando electricidad, pero no con la intención de hacerlo, sino simplemente porque no lo saben.

Y no lo saben porque no es inmediato.

 

El ejemplo de las regletas con visor de consumo.

Existen regletas eléctricas que proporcionan información instantánea, en tiempo real, del consumo eléctrico que se le está demandando.

Es decir, sabes, en cada momento, lo que están consumiendo los elementos que están enchufados a esa regleta.

Es un elemento habitual en los CPD (Centros de Procesamiento de Datos), y puede que tengas varias en tu sala COMMS o sala de servidores.

Pero no es tan habitual verlas en los puestos, en las mesas de trabajo.

Si la persona que trabaja en esa mesa, en ese puesto, tiene a la vista lo que está consumiendo eléctricamente hablando en cada momento, su mera concienciación le hará prestar más atención.

Tal vez esa persona pensaba que tener el móvil permanentemente enchufado no suponía apenas consumo, o dejar el ordenador encendido después de marcharse para no tener que esperar a que el sistema operativo arranque al día siguiente… y al ver que (dependiendo de casos y modelos) sí que existe un consumo eléctrico, tiende a actuar con más cuidado.

 

Cada caso es diferente.

Puede que los ordenadores que usas consuman muy poco, o tal vez mucho (dependerá del modelo, entre otras cosas).

Puede que el sistema operativo tarde tanto en arrancar cada mañana que te resulte rentable dejar los ordenadores en suspenso durante la noche, antes que estar pagando a tus empleados por esperar a que el ordenador arranque… o puede que no tarde tanto.

 

Cómo conocer los consumos.

La mejor manera (la única, en realidad) de conocer los consumos en tu oficina es monitorizarlos.

Si te interesa, puedes leer el artículo acerca de cuánto cuesta ser eficiente energéticamente en tu oficina.

Conocer los consumos implica un proyecto en sí, y la monitorización tiene un coste tanto de material como de trabajo.

Pero es la manera en que serás capaz de saber dónde están realmente tus potenciales ahorros energéticos, o tus actuales despilfarros.

No des por buenas las tablas que veas publicadas, porque cada caso es distinto.

Hay muchas tablas que dicen que la iluminación artificial de la oficina es un punto de consumo muy elevado, pero el porcentaje dentro del total puede variar muchísimo dependiendo del tipo de iluminación que tengas (los LED consumen mucho menos que otros tipos, por ejemplo).

Lo mismo puede ocurrir con la climatización, o con cualquier otro elemento.

Tu caso es tu caso, específicamente.

Como siempre te decimos, si quieres que trabajemos contigo en este tema, solo tienes que contactar con nosotros, y hablamos de tu caso.

Quiero contactar con Easaedro

 

Leer más artículos

 

Share