El teletrabajo como modo habitual de trabajar.

El Teletrabajo como Modo habitual de Trabajar. Easaedro.
El Teletrabajo es una manera muy útil de trabajar.

¿Teletrabajas?

Tal vez la respuesta a esta pregunta varíe después de repensarlo un poco.

Vamos a explicarte en qué consiste y por qué es probable que ya hayas teletrabajado.

El Teletrabajo consiste en trabajar desde otro lugar.

El teletrabajo consiste en trabajar a distancia.

Esta definición, que puedes encontrar en el libro El Teletrabajo sí es Posible, de Eduardo Arazola, es la base para comprender de qué estamos hablando.

La casuística que rodea a la implantación y a la normalización de este modo de trabajar es tan amplia, que no podemos abordarla desde un artículo, pero todo ello solo tiene sentido si se entiende la definición.

Trabajar ¿desde dónde?

Puedes teletrabajar si trabajas desde tu casa.

Es la acepción más conocida, y por la que muchas personas identifican qué es el teletrabajo.

Pero se puede trabajar desde muchos otros sitios, sea de manera reiterada o variada.

Es decir, puede ser que trabajes siempre desde el mismo sitio, o puede ser que trabajes cada día desde un lugar diferente.

Ya habrás visto las imágenes de personas trabajando desde la playa, desde un parque, desde una cafetería…

Más allá de lo reales o irreales que puedan ser esas imágenes, que frecuentemente tienen un trasfondo publicitario, entiende que es posible que no tengas un lugar fijo para trabajar.

No todos los empleos son susceptibles de teletrabajar.

Una de las cuestiones que quedan claras en el libro El Teletrabajo sí es Posible es que no todos los trabajos se pueden realizar a distancia.

Y no es cuestión de si son empleos modernos o no, sino de la actividad propiamente realizada.

Cuando alguien habla de teletrabajo, es frecuente que haya quien le responda con algún ejemplo de una actividad que no puede hacerse a distancia.

Es cierto, de modo que no tiene sentido decir lo contrario.

Lo que también es cierto es que, con el paso del tiempo y la evolución de la tecnología, hay más empleos que van siendo aptos para el teletrabajo.

Hay muchos empleos que pueden optar por el teletrabajo.

Pero también hay muchos trabajos que se pueden realizar de manera remota.

En general, es muy probable que, si tu trabajo es lo que se llama «trabajo de oficina», se pueda hacer desde muchos otros sitios diferentes a la propia oficina.

Teletrabajar desde la propia oficina.

Uno de los conceptos que analiza Eduardo en el libro es el teletrabajo desde la oficina.

Y es que, si lo piensas, es muy habitual que la labor que realizas cuando vas a la oficina no tenga un resultado directo allí, sino en otro sitio.

Si lo comparas, por ejemplo, con un albañil que está poniendo ladrillos en una obra, lo entiendes claro.

El albañil se desplaza a su lugar de trabajo (la obra), y el resultado de su trabajo es allí mismo, donde está la obra.

Sin embargo, el trabajo que realizas en una oficina acaba teniendo un resultado, muchas veces, en un sitio diferente de la oficina.

El albañil utiliza herramientas y materiales que producen un resultado en el lugar en que se usan.

Si tu trabajo es de oficina, es posible que tus herramientas sean un teléfono y un ordenador contectado a la red de comunicaciones.

Probablemente trabajes con conexión a Internet, o con conexión a un servidor de la empresa…

Telé-fono, tele-comuicaciones… porque estás tele-trabajando, aunque para teletrabajar te desplaces a una oficina.

Si entiendes que es muy probable que tus desplazamientos de ir y volver a una oficina resultan ser para teletrabajar, es también muy probable que tu idea del teletrabajo vaya cambiando.

El teletrabajo no es trabajo flexible.

El libro «El Teletrabajo sí es Posible» le dedica una parte a desenmarañar equívocos habituales que existen alrededor del trabajo en remoto.

Uno de ellos es separar que teletrabajar es trabajar a distancia, mientras que el trabajo flexible implica tener libertad de elección para cuestiones tan importantes como el horario en que se trabaja.

Hay muchos teletrabajos cuyo horario es muy rígido, todo lo contrario a un trabajo flexible.

Mentalidad e implantación del teletrabajo.

Una de las barreras más habituales para la implantación del teletrabajo es la mentalidad.

Los supervisores y empleadores sospechan que sus trabajadores no van a trabajar si no los tienen «a la vista», y los teletrabajadores (especialmente si trabajan desde casa), se ven presionados por su entorno para cuestiones no directamente relativas al trabajo (el famoso «ya que tú estás en casa, encárgate de…»).

Hace falta mentalizarse de que el teletrabajo es, a distancia, trabajar.

Entender el teletrabajo como algo temporal dificulta su productividad.

Si el teletrabajo se usa de manera temporal u ocasional, es frecuente que su nivel de productividad no sea el mejor.

En los empleos, cuando algo se entiende como excepcional, el subconsciente de las personas está pensando en que, ya cuando vuevan a la oficina, a la actividad habitual, se pondrán a trabajar «de verdad».

Y esto, una de las consecuencias que tiene, es que las empresas usen los resultados deficientes de los días de teletrabajo para sustentar su actitud de no implantarlo.

El teletrabajo es bueno para las personas, para las empresas, para el medio ambiente, para la Salud.

Ya lo sé: decir que algo es bueno para la Salud y para las personas es redundante, pero hay que remarcarlo.

El teletrabajo elimina o reduce los desplazamientos, liberando tiempo no productivo para los empleados y permitiendo una conciliación de la vida laboral con la personal y familiar más factible.

No les cansan los desplazamientos, haciendo que su tiempo de trabajo sea más productivo (bueno para las empresas).

Menos desplazamientos implican menos uso del transporte, colectivo o individual, lo cual implica menos emisiones contaminantes (bueno para el medio ambiente).

Hay menos congestión en el transporte, menos hora punta, lo cual es bueno para mitigar la transmisión de enfermedades contagiosas (bueno para la Salud), y también hay menos ocupación en los edificios de oficinas, lo cual también redunda en menos contagios en el propio lugar de trabajo.

Te recomendamos el libro El Teletrabajo sí es Posible para más detalles.

Si quieres saber más acerca del teletrabajo, te recomendamos el libro El Teletrabajo sí es Posible, que tienes en formato electrónico en formato Amazon Kindle.

Fíjate en que incluso la elección del formato de publicación del libro está alineada con los conceptos del teletrabajo:

  • No has de desplazarte a la librería.
    • Lo descargas en tu dispositivo compatible con Amazon desde cualquier lugar del mundo con conexión a Internet.
    • Lo tienes de manera prácticamente inmediata, lo que tarde la descarga.
    • No contaminas con tu coche o el transporte público para ir a comprarlo.
    • No te juntas con otras personas en el transporte ni en la tienda (tu Salud no se arriesga).
  • Lo puedes leer en varios dispositivos, todo lo que el ecosistema de Amazon te permite, de modo que puedes leer una parte desde el lector Kindle, otra parte desde tu smartphone, otra parte desde tu tablet… porque, aunque lo descargues, Amazon te lo tiene disponible en remoto.

Share

Archivos por Categoría

Archivo mensual