Qué es un sector de incendios y por qué es importante para una oficina.

Es fundamental saber qué es un sector de incendios en una oficina.

Saber qué es un sector de incendios y qué tiene que ver con tu oficina es muy importante.

Estés o no en proceso de cambio de oficina, es muy probable que en algún momento alguien te haya preguntado acerca de cómo están configurados los sectores de incendio de tu lugar de trabajo.

Si no tienes claro de qué te está hablando, en este artículo intentaremos arrojar luz sobre este asunto.

Los edificios se sectorizan para dificultar o evitar la propagación del fuego en caso de incendio.

Imagina que, por el motivo que sea, la fotocopiadora de tu oficina sale ardiendo.

Habitualmente, en el cuarto donde están las máquinas de reprografía están también los consumibles, como tintas y papel, que prenden con facilidad.

Ya tienes una situación en la que hay que actuar frente a un incendio.

¿Se propagará a otras zonas de la oficina, o se quedará confinado en el espacio de reprografía?

Depende de las dificultades que la arquitectura le ponga al fuego para seguir creciendo.

Si, por ejemplo, decidiste que las paredes de tu sala de reprografía fueran de un material que se queme fácilmente, el fuego consumirá las paredes y se propagará; pero si pusiste paredes que no arden, es más probable que puedas confinar el incendio en la sala.

Si el edificio tiene zonas entre las cuales no se puede propagar un incendio, entonces se dice que está sectorizado.

El fuego que se genera dentro de un sector de incendios no puede salir de él, y si se origina fuera, no puede entrar.

 

El fuego busca por dónde pasar de una zona a otra.

Conseguir confinar un incendio en una zona implica que le impides al fuego salir por ninguna vía posible.

Si simplemente pones una pared, el fuego la bordeará, o se irá por la puerta, o se moverá en sentido opuesto, o pasará sobre el falso techo…

Siguiendo con el ejemplo, imagina que tu sala de reprografía tiene las paredes de ladrillo (que es muy resistente al fuego), pero la puerta es de madera sin tratar.

Efectivamente, el fuego consumirá la puerta y saldrá por ahí.

 

Cómo se configura un sector de incendios.

Ya que el fuego busca por dónde pasar de un sitio a otro, los sectores de incendios deben suponer una barrera completa.

Por ejemplo, si una pared con una cierta resistencia al fuego tiene una puerta, esa puerta debe tener también características de resistencia a incendio, porque si no, el fuego pasará por ahí, y no podremos estar hablando de que sea un sector.

En la definición de los sectores, se tienen en cuenta todos los puntos por los que el fuego podría pasar, y eso incluye, por ejemplo, los pasos de instalaciones (tuberías, conductos de aire acondicionado, etc.).

Por mucho que tengas una pared de ladrillo separando 2 zonas, si el fuego entra en el conducto de climatización, y el conducto de climatización atraviesa la pared, será capaz de pasar de una zona a la otra, por lo que no estarás consiguiendo sectorizar.

Por eso, cuando se configura un sector de incendios se necesita que las paredes lleguen de forjado a forjado (es decir, que atraviesen el falso techo y el suelo técnico y lleguen hasta el hormigón) para que el fuego no pase por encima del falso techo ni por debajo del suelo técnico, y se usan elementos selladores para los pasos de instalaciones, como pueden ser las compuertas cortafuegos en el caso de los conductos de climatización… y todo lo que haga falta para que el fuego no pase.

 

Existen salas de riesgo especial dentro de tu oficina.

Las normativas de cada país suelen establecer algún tipo de clasificación de riesgo de incendio según sea la sala.

Habitualmente, las salas de reprografía, las salas de servidores, las cocinas, los cuadros eléctricos… son los puntos de atención dentro de tu oficina, ya sea porque existe un mayor riesgo de que se genere fuego, o porque en esas salas haya materiales que ardan con facilidad.

 

¿Qué pasa en tu oficina si se produce un incendio en la oficina de al lado?

Si tu oficina y la de al lado están en sectores de incendio diferentes, el hecho de que una de las dos oficinas se incendie no implica que el fuego vaya a pasar a la otra.

Si forman parte del mismo sector, es muy probable que sí que pase.

 

¿Y si el incendio es en otra planta?

El fuego se propaga también verticalmente.

Uno de los puntos por los que busca extenderse son los huecos de los ascensores (que funcionarían como chimeneas), o las escaleras.

Si se produce un incendio en la planta baja (por ejemplo) y el fuego entra en el hueco del ascensor, que comunica todas las plantas, ha encontrado una autopista para viajar por todo el edificio.

Por ese motivo se suele buscar que los ascensores y sus rellanos constituyan sector de incendios.

Esto significa que se intenta evitar que un incendio que se genere dentro de tu oficina pueda llegar hasta los ascensores, y también que un incendio que se genere en un rellano de ascensores pueda llegar a tu oficina.

Estos sectores de incendios de los ascensores y sus rellanos tienen una forma de más vertical que horizontal, ya que cubren la altura de los huecos del ascensor, o una parte (dependiendo de la Normativa).

 

¿Qué es una escalera protegida?

Imagina que tu oficina está en la planta 4, y se produce un incendio en la planta 2.

Salta la alarma de aviso de incendio y debéis abandonar el edificio.

En caso de incendio, no se deben usar los ascensores.

¿Cómo vas a llegar desde la planta 4 hasta la planta baja, pasando por la planta 2 que está incendiada?

Para eso se configuran escaleras protegidas, que están sectorizadas.

Esto te permite pasar por la planta donde está el problema, sin que el fuego llegue a entrar en la escalera.

Por eso verás que estas escaleras están aisladas, y tienen puertas resistentes a incendio en cada rellano.

 

¿El efecto de sectorización es infinito o limitado?

Es limitado.

Según donde estés, la Normativa probablemente establecerá diferentes situaciones de resistencia al fuego.

Por ejemplo, una de las más comunes es la estabilidad estructural: que el edificio se mantenga en pie.

También se va valorando generalmente en distintas escalas de valores, porque una cosa es que el fuego en sí no pase a través de una puerta, otra cosa es que no pase el humo, otra cosa es que la puerta no esté demasiado caliente cuando haya fuego al otro lado…

Pues para cada uno de esos aspectos se asigna un tiempo mínimo exigido de comportamiento óptimo.

Así, la norma establece que la estabilidad estructural debe mantenerse durante una cierta duración en presencia de fuego: a partir de ese tiempo, la estructura dejará de comportarse como tal.

Del mismo modo, si pensamos en esa escalera protegida de antes, tendrá unas puertas que contendrán el fuego fuera durante un cierto tiempo, y pasado ese tiempo ya es probable que el fuego entre.

Por ejemplo, si ves que en España te dicen que un tabique es EI-60, significa que tiene una estabilidad (E) a incendio (I) de 60 minutos (60). Pasado ese tiempo, ya no garantiza que siga siendo estable a incendio. La propia norma debe definir qué entiende por “estable”.

 

¿Quién dice cómo han de ser los sectores?

Los países, las provincias, las ciudades… todos suelen tener una Normativa relativa a la Protección Contra Incendios.

En el caso de España, el documento maestro es el Documento Básico de Seguridad en Caso de Incendio del Código Técnico de la Edificación (CTE-DB-SI), pero que puede ser matizado localmente, siempre que no se le  contradiga.

Dentro de esas normativas, hay un apartado dedicado a cómo han de ser los sectores de incendio de los edificios, estableciendo las características de resistencia al fuego que deben tener los diferentes elementos constructivos, y qué duración mínima se exigen esas características.

Dato importante, por cierto, es que también suelen establecer los tamaños máximos permitidos para los sectores de incendio, y también establecer situaciones en las que se exige configurar sectores aunque no se haya agotado la superficie máxima permitida para su sector.

 

¿Por qué es tan importante conocer esto para tu oficina?

En la oficina trabajan personas, y esto está directamente relacionado con la integridad física de esas personas, por lo que es de la más alta importancia.

Una vez entendido esto, que es lo fundamental, podemos hablar de otras cosas.

Si alquilas un local en un edificio que no cumple con los sectores de incendios, no obtendrás licencia que te permita abrir la oficina.

Cuando llegas a esa situación, te ves en la obligación de tener que realizar obras (a veces de gran calado) para lograr que exista el sector de incendios.

Aun así, si el edificio está mal a este respecto, no te darán la licencia aunque tú hayas conseguido sectorizar tu oficina.

 

¿Cuándo es el mejor momento para examinar este aspecto?

A estas alturas del artículo seguro que lo tienes claro: lo mejor es ver esto al principio, cuanto antes lo examines, mejor.

Si no tienes en cuenta esto y te metes en contratos de alquiler, te gastas el dinero en hacer obras, etc… puede ser que cuando llegue el momento de solicitar el permiso de actividad, que es obligatorio, y tengas que justificar que tu espacio de trabajo es seguro para las personas (también en lo relativo a incendios), te lleves una sorpresa que, en ese momento ya, puede ser irresoluble o de difícil y cara solución.

Por eso siempre te animamos a que te prepares, y cuentes con especialistas como Easaedro desde el principio.

Contacta con nosotros

 

Leer más artículos

 

Share