El proyecto de tu oficina en verano

proyecto de tu oficina en verano

No confundas hacer un proyecto con hacer una obra.

Es fundamental entender que no es lo mismo, porque es muy habitual llamar “proyecto” a una obra.

El proyecto es algo que va antes, y que sirve para, entre otras cosas, para preparar la subsiguiente obra cuando hay obra que hacer (lo cual no es en todos los casos).

 

La ausencia de proveedores de obras en verano.

Da igual si tu plan es contratar a los industriales por separado (el electricista, el fontanero, el pintor…) o si piensas contratar a una constructora general, pues lo habitual es que esta constructura subcontrate, a su vez, cada oficio a cada industrial por separado.

En verano es habitual que los proveedores se tomen sus vacaciones, tanto aquellos que se conceptúan como “mano de obra”, como los proveedores de materiales.

Todo está “coordinado” así, y provoca que, aunque algunos industriales quieran trabajar durante el verano, la dificultad para conseguir materiales les acaba avocando a interrumpir su actividad durante esta época del año.

 

El desconocimiento de estas dificultades lleva a un proyecto sin éxito.

Sin embargo, es también extendida la falta de conocimiento de esta circunstancia por parte de aquellos que quieren remodelar su oficina.

Curiosamente, hay muchos que piensan que, mientras están de vacaciones, el sector de la construcción funciona con normalidad: pero no es así, el verano también le afecta.

Se puede hacer obra en verano, pero con planificación anterior.

Con todo esto no se debe entender que en verano no se puedan hacer obras en la oficina, porque sí se puede.

Es muy útil para muchos negocios aprovechar su cierre en verano para hacer la obra, y así cuando se vuelve tras el parón estival, se continúa la actividad sin interferencias a causa de la obra.

Esta idea está ampliamente extendida, pues es muy atractivo aprovechar las fechas para librarse de las molestias de hacer una obra.

Lo que ya no está tan extendida es la idea de que, para poder hacer una obra en verano, has de tenerlo todo preparado con antelación, para no tener problemas con el suministro de los materiales ni con la mano de obra.

Es algo parecido a lo que ocurre con el auge de las dietas de adelgazamiento cuando llega el verano: si te apuntas al gimnasio y te pones a dieta cuando ya brilla el sol, no tendrás resultados a tiempo.

Si quieres estar en forma o perder peso para cuando llegue el verano, tendrás que ponerte a dieta o hacer ejercicio desde un cierto tiempo antes: si te pones cuando ya es verano, es tarde.

 

El proyecto es diferente.

El verano es una buena época para hacer el proyecto, pues no dependes, en general, de suministro de materiales.

Hacer el proyecto de tu oficina en verano te facilitará mucho las cosas para cuando tengas que entrar de lleno en los trabajos de obra, y esto ocurrirá cuando haya pasado el verano, hayan abierto las fábricas, hayan vuelto los proveedores, etc.

Nuestra experiencia es que un proyecto de oficina preparado durante el verano resulta en una obra posterior mucho más exitosa que cuando no se comprende el calendario.

 

El proyecto lo lideras tú.

Ten en cuenta que el proyecto de tu oficina lo lideras tú.

Por tanto, para que todo funcione, debes tener en cuenta tu propio calendario para que sea compatible con el desarrollo

Eso implica que las fases en las que debas participar directamente (tú o tu equipo) debe contemplarse en el calendario del proyecto para que todo funcione.

Las fases en que no tengas que participar directamente se pueden desarrollar durante tu ausencia por vacaciones.

Aprovecha este verano.

Si quieres hablar con nosotros para plantear el proyecto de tu oficina este verano, simplemente usa nuestro formulario de contacto.

Formulario de contacto

 

Leer más artículos

 

Share