¿Es necesario el cable de datos o te sirve tener WiFi en tu oficina?

Cable de datos-wifiCable de datos vs WiFi, la cuestión habitual.

Tanto si vas a adecuar la oficina en la que estás ahora como, sobre todo, si vas a cambiarte de oficina a una nueva, es muy probable que te plantees la cuestión de si debes considerar en tus costes de actuación una partida presupuestaria destinada a cableado estructurado o si ya no es necesario.

 

Diferencia fundamental: cómo llegan los datos al dispositivo.

Estamos hablando de si es necesario conectar el dispositivo que utilicemos para trabajar a un cable de datos, físico, o si directamente todo el mundo se va a conectar por WiFi, sin necesidad de conectar el dispositivo a ningún cable.

El cable de datos más habitual hoy en día es el de par trenzado, y también lo identificarás como cableado estructurado o con nombres más específicos como puedan ser UTP (Unshielded Twisted Pair, cuando no es apantallado), STP (Shielded Twisted Pair, cuando es apantallado), etc.

También es posible que lo identifiques al ver cables que cuya denominación va acompañada de una “categoría” y un número, que se refiere al caudal de paquetes de datos que es capaz de transportar el cable.

Un ejemplo de denominación podría ser: Cable de datos UTP Categoría 6.

El extremo final del cable lleva la pieza de conexión con el ordenador, el conector, que suele ser del tipo RJ45.

cable de datos-02-wifi

Conector RJ45

 

En una instalación WiFi también hay cable de datos.

La diferencia entre una instalación basada en cableado estructurado y una instalación WiFi está solamente en el último tramo de la instalación, en el momento de conectarse al dispositivo que se vaya a utilizar (PC, ordenador portátil…).

Eso no significa que no existan cables de datos en tu oficina, sino que dichos cables de datos no llegan hasta el ordenador.

Puntos de acceso (APs).

En el caso de WiFi, la transmisión de datos se realiza mediante cable hasta unos puntos de acceso (AP, por su denominación access point, en inglés), que se encargan de emitir los datos por el aire, de manera que los ordenadores y demás dispositivos pueden conectarse siempre que estén dentro del alcance del AP más próximo.

Que tu oficina tenga más o menos cobertura WiFi dependerá de cuántos APs instales distribuidos por el local, y de qué alcance y potencia tengan.

cable de datos-03-wifi

AP (variará el aspecto según el modelo)

Los APs se alimentan.

Pero los APs son aparatos eléctricos, y por tanto, necesitan alimentación eléctrica.

Puede ser que tengas que llevar un cable eléctrico hasta ellos, o bien que les sea suficiente con la corriente que puedas llevar a través de, precisamente, un cable de datos. Son los APs que funcionan con la tecnología POE (power over ethernet).

La parte inicial de la instalación WiFi también tiene cable de datos.

Como ves, el cable de datos solo desaparece, en una instalación WiFi, a partir del AP, pero desde el AP hacia atrás, es como una instalación basada en cableado estructurado (switches, routers, hubs, servidores, patch-pannels, y todo tipo de electrónica e infraestructura que se necesite en cada caso).

El ancho de banda WiFi se comparte.

El ancho de banda es el equivalente al ancho de la autopista por la que circulan los paquetes de datos.

A través del AP, se ofrece una posibilidad de conexión que no es infinita, sino que está limitada por el ancho de banda.

A efectos prácticos, esto significa que si se conectan 3 dispositivos (por ejemplo) a tu red WiFi, funcionarán mejor que si se conectan 30 dispositivos, pues el ancho de banda se compartiría entre 30 usuarios en lugar de compartirse entre 3.

 

Conectarse, pero ¿a qué?

La conexión a la red de datos de la oficina puede servir para conectarse a Internet (solamente) o también para conectarse a la red interna, teniendo acceso, por ejemplo, a los servidores y a archivos de uso interno de la empresa.

Es muy habitual que en las empresas la conexión mediante teléfonos móviles y tablets no permita acceder a archivos internos ni a servidores, sino que sirva para conectarse a Internet, y así poder utilizar el email y los navegadores, fundamentalmente.

 

Criterio: fiabilidad.

El criterio para llevar el cable de datos hasta los ordenadores o funcionar exclusivamente con WiFi es la fiabilidad de la instalación.

Hasta ahora, el cable de datos es más fiable que la transmisión por el aire WiFi (esto cambia con el tiempo, la tecnología avanza… hoy en día, es así).

No se trata de supeficie de oficina, ni de número de puestos de trabajo, simplemente se trata de fiabilidad.

El cable de datos falla menos y ofrece una mayor seguridad que el WiFi.

Por este motivo, son muchos quienes optan por conectar los ordenadores con cable de datos, para trabajar con acceso a los archivos de la empresa, mientras que los smartphones se conectan vía WiFi, como decíamos antes, solo a Internet.

 

Red WiFi para visitas y para empleados.

Tampoco es extraño que en la empresa haya dos redes WiFi, una para el uso de los empleados, de tal manera que sus smartphones y tablets están ya configurados para que se conecten automáticamente en cuanto entren en zona de cobertura de algún AP de la red; y otra para que se puedan conectar las visitas.

Esto se hace para tener una mayor seguridad, y también para un funcionamiento más ágil de la red WiFi de la empresa.

El procedimiento habitual para esto es generar esa red WiFi mediante software y proteger la red interna mediante contraseñas, aunque también hay quien opta por hacer redes WiFi físicamente separadas, y no confiar tanto en la seguridad de las contraseñas.

 

Conclusión.

Como siempre decimos, la decisión es tuya, pero a la vista de lo que hemos comentado, podemos extraer un breve resumen:

  1. Aunque optes por la red WiFi, seguirás teniendo cable de datos en tu instalación.
    • Si se te había pasado por la mente la idea de eliminar la partida presupuestaria del cableado de datos porque piensas funcionar por WiFi, ya ves que sí que tienes que mantenerla.
  2. Debes tener claro a qué se puede conectar cada cual.
    • Si la conexión es solo a Internet, o también a los servidores de la empresa, archivos internos, etc.
  3. El criterio habitual para elegir qué conectar mediante cable o mediante WiFi es la fiabilidad.
    • Lo normal es que, a día de hoy, sea más fiable la conexión mediante cable de datos que mediante WiFi.

 

Consúltanos tu caso.

Siempre te lo decimos: una cosa es la práctica habitual y las bases teóricas, y otra cosa es TU caso concreto en el que aplicar todo esto.

Si quieres hablar con nosotros para que veamos contigo TU caso particular, solo tienes que contactar.

Quiero contactar con EASAEDRO

 

Leer más artículos

 

Share