Influencia del edificio en el aforo de tu oficina

influencia del edificio en el aforo de tu oficinaEl aforo de tu oficina no es infinito, y una duda muy frecuente el saber cuál es el máximo permitido.

Según el lugar en el que te encuentres, la Normativa será diferente, pero hay algo que suele provocar confusiones, y es el punto de vista desde el que se use dicha Normativa.

 

Si diseñas el edificio.

Lo habitual es que el diseñador del edificio no sepa la distribución interior de cada local de oficinas, sino que configure unos espacios aptos para ser ocupados por las empresas, y será cada ocupante el que desarrolle un proyecto dentro de su propio local.

Esto plantea al proyectista la incertidumbre de cuál va a ser el número de personas que va a haber en el edificio, que está proyectando vacío.

Para ello, la Normativa le da una serie de cifras, en función del uso y otras variables, que acaben dando un ratio de personas, superficie, uso, etc.

De esta manera, se establece una cantidad de personas estimada en el edificio, con la que poder trabajar.

 

Desde el punto de vista del local.

Ahora bien, tú llegas a tu local y desarrollas el proyecto de tu oficina ahí dentro.

Llegados a este punto, un error muy común es pensar que no existe limitación de aforo, e intentar meter ahí a cuantas más personas, mejor.

Pero hay una serie de limitaciones, tanto normativas como de uso (y de sentido común), que impiden este mecanismo “proyectual” (puedes echar un ojo al artículo “¿Quieres reducir espacio en la oficina? Cuidado con la Normativa“).

Te vas a encontrar con que el aforo de tu oficina está limitado, y a veces no te va a resultar muy sencillo saber la cifra exacta.

 

La justificación normativa para el interior del local.

En la mayor parte de las situaciones, puede ser que, a base de desarrollar y trabajar tu proyecto, llegues a situar dentro de tu local de oficina a más personas que las estimadas por el diseñador del edificio (que se basó en cifras de estimación normativa, a su vez).

Esto significa que, siempre y cuando respetes las condiciones pertinentes, como sean los anchos de pasillos, vías de evacuación, ventilación apropiada, accesibilidad, etc., podrías pensar que estás dentro de la Normativa.

Pero esto no siempre es así.

 

El edificio influye en el aforo de tu oficina.

El error común es dibujar y proyectar exclusivamente en el interior del local, sin pensar que hay algo más tras la puerta y las paredes que lo delimitan: y que pueden influir en el aforo permitido.

Piensa, por ejemplo, en que el edificio tiene unas escaleras, y esas escaleras tienen unas dimensiones y unas condiciones de diseño que se basan (entre otras cosas) en la cantidad de personas que van a utilizarlas.

Si esas escaleras están dimensionadas para una cierta cantidad de personas, y tú metes en tu local a un número superior, la escalera dejará de estar en Normativa.

Es decir, la escalera del edificio, que no está dentro de tu local, puede estar limitando el aforo de tu oficina, a pesar de que cumplas con todos los requisitos en tu espacio propio de actividad.

 

Edificios de oficinas compartidos.

Un ejemplo claro es un edificio de oficinas que no está utilizado por una única empresa.

En estos edificios, cada local se alquila a una empresa diferente, y es cada una de ellas la que desarrolla su proyecto de implantación en su propio local.

Si pensamos en una planta del edificio, y nos imaginamos que cada local tiene una puerta de entrada (o más) que da a una zona común, vamos a tomar como ejemplo que esa zona común sea, de manera inmediata, un pasillo.

Es algo similar a un hotel, donde las habitaciones tienen su puerta, generalmente, hacia un pasillo.

Pues bien, ese pasillo está diseñado siguiendo unos parámetros de caudal de uso, un número de personas.

Si los locales se llenan con más personas de las previstas, el pasillo queda fuera de la Normativa, y por tanto, el edificio también, y las oficinas que contiene, también: entre ellas, tu oficina.

 

No, aunque el local de al lado esté vacío, no puedes sobrecargar tu ocupación.

A la vista de esta explicación, hay clientes que nos preguntan si pueden aprovechar la circunstancia de que el local de al lado esté vacío para aumentar el aforo de su oficina.

Es decir, volviendo al ejemplo del pasillo o de la escalera, si hay locales vacíos, el error es pensar que el pasillo tendría margen para seguir en Normativa aunque algunos locales tengan más personas de las previstas, pues se compensa con que otros locales no tienen ocupación: esto no es así.

El edificio tiene que prever la ocupación de todos los locales, y generalmente, para eso tiene algún tipo de gestor, que se encarga de velar por que ningún local se apropie del aforo de otro.

 

No cierres los ojos al exterior.

Como recomendación, te diría que no cierres los ojos al exterior de tu local.

No solo es algo que afecta al aforo de tu oficina, sino que también puede condicionar su propia actividad, o tener una gran influencia sobre las instalaciones que necesites para funcionar, o cumplir con las normas de accesibilidad…

Tu local no está en medio de la nada, está en un edificio.

 

¿Te ha resultado interesante?

Si es así, puedes suscribirte para tener más contenido del que ves en la web.

Quiero suscribirme

Y si quieres contactarnos, solo tienes que hacerlo.

Quiero contactar con EASAEDRO

 

Leer más artículos

 

Share