Diferencia entre la Propiedad y la empresa de Gestión de Inmuebles

Muchas veces no negocias con el propietario del inmueble

No siempre vas a negociar con el propietario del local

Cuando estás buscando un local para instalar tu oficina, es probable que tengas la idea de que siempre vas a tratar con el propietario del edificio en el que está el local que quieres alquilar pero, especialmente en el mundo de las oficinas, es bastante probable que no sea así.

Vamos a ver si lo explicamos.

La Propiedad de un inmueble no siempre lo gestiona.

El propietario/a de un edificio es quien tiene la titularidad de la posesión del mismo.

Es el dueño/a.

Eso no significa que quiera gestionar lo que ocurra con ese inmueble: a veces sí, a veces no.

Cuando tengas que negociar tu alquiler, puede ser que la persona con la que te sientes a hablar sea la Propiedad, o puede ser que sea alguien que habla en su nombre.

 

La Empresa de Gestión del inmueble se encarga de lo que ocurra con el edificio.

Cuando la Propiedad no se encarga de gestionar su edificio, contrata a una entidad o una empresa que lo haga: la empresa de gestión de inmuebles.

Especialmente en el mundo de las oficinas, es muy probable que cuando negocies, incluso la discusión de si alquilas o no, tu interlocutor/a sea de una de estas empresas.

Verás que cuando llegan los momentos en los que hay algún desencuentro con los precios, por ejemplo, te piden que les des tiempo para hablarlo con la Propiedad, a ver si está de acuerdo con lo que propones o no.

 

Existen diferentes modelos de coexistencia entre Propiedad y Empresa de Gestión de Inmuebles.

La casuística que existe es variada, y puedes encontrarte con empresas que abarcan todo o parte de las dos actividades.

Es decir, existen Propiedades que también se encargan de la gestión del edificio, y también te puedes encontrar con un modelo mixto, en el cual tú negocias la parte del alquiler (si alquilas o no, los precios…) con la Propiedad, y a partir de ese momento ya empiezas a tratar con la empresa de gestión, que es la que te va a indicar qué y cómo puedes hacer las cosas en ese edificio.

Cada vez es más común que los propietarios de los edificios no sean personas individuales sino fondos de inversión cuya actividad está delimitada a la compra-venta de edificios, y no a cómo se viva en ellos.

Por eso es también tan común que haga falta una empresa adicional que se encargue de esa parte, de la gestión del inmueble y el día a día con los inquilinos.

 

La Empresa de Gestión de Inmuebles la elige y la paga la Propiedad del edificio.

Puede que te parezca que este apartado del artículo no tiene mucha importancia, pero si tienes claro esto te ahorrarás disgustos en tu camino a abrir tu nueva oficina.

Por lo que a ti respecta, a efectos prácticos, la empresa de gestión es una representante de la Propiedad.

 

Ni la Empresa de Gestión de Inmuebles ni la Propiedad te representa a ti.

Es la conclusión del párrafo anterior.

A veces tienes la sensación de que la empresa de gestión está mediando entre tus peticiones y las reticencias de los propietarios, y muchas veces es así, pero hasta dónde puedas llegar dependerá de que tengas claro en qué lado está cada stakeholder en esa negociación.

Si piensas que necesitas validar técnicamente el local o hacer una consultoría de espacios, es muy recomendable que recuerdes este punto antes de elegir a quién se la vas a encargar.

 

¿Te interesa saber más acerca de esto?

Lo tienes fácil, solo tienes que contactar con Easaedro.

Quiero contactar con Easaedro

 

Leer más artículos

 

Share