La brecha de percepción entre usuarios de oficinas y profesionales de los espacios de trabajo.

Brecha de percepción entre los usuarios de las oficinas y los profesionales de los espacios de trabajo.

Cómo perciben el espacio de trabajo los usuarios y los profesionales de las oficinas puede no coincidir

En Easaedro hicimos el experimento de preguntar, basándonos en el simple esquema de la imagen que presenta este artículo, qué sensación tenían acerca de quién era más valorado/a para la empresa, si quienes tenían el puesto asignado (en verde) o quienes no tenían puesto asignado (en rojo).

Las respuestas fueron dispares, pero sí que se puede ver un patrón bastante marcado.

 

La percepción de los usuarios y de los profesionales no coincide.

Queda bastante claro que las respuestas de los profesionales que se dedican a los espacios de trabajo, como puedan ser Facility Managers, arquitectos, proyectistas, incluso profesionales de Recursos Humanos, suelen ir en una línea diferente de las respuestas del resto de usuarios.

Es decir, que existe una brecha de percepción clara entre quienes tienen los espacios de trabajo como parte central de su profesión, y quienes los viven como parte de su actividad principal, que no es la de Workplace.

 

¿Cuál era la pregunta?

Exponíamos la imagen de la cabecera de este artículo, en la que simplemente se ven unos conjuntos de mesas de oficina, unos coloreados en rojo y otros en verde.

Los que estaban en verde significaba que son puestos asignados por parte de la empresa para sus ocupantes, mientras que los que estaban en rojo son puestos no asignados, de manera que los usuarios de la oficina los van ocupando según las circunstancias.

Sin tener en cuenta absolutamente ningún dato más (es decir, no hablábamos de nada que no estuviera dibujado en ese equema), preguntábamos quién les parecía que estaba en mejor consideración por parte de la empresa, si aquellos que tenían el puesto asignado o los que no.

Es importante repetir que no se tenía en cuenta nada más, no se hablaba de libertad de horario, de sueldos… simplemente se hablada del factor del puesto asignado o no asignado.

 

La respuesta de los usuarios de las oficinas: mejor valoración para los puestos asignados.

En general, para los usuarios de las oficinas, el hecho de que la empresa te asigne un puesto es algo parecido a que te “reserven” un sitio.

Perciben el puesto no asignado como un cierto caos en el cual se establece una especie de competición o de carrera por tener un lugar en el que sentarse en la oficina, mientras que quien tiene el puesto asignado no tiene por qué correr, porque la empresa le reserva siempre su sitio.

Por eso, la respuesta general de los usuarios de los espacios de trabajo era que representa una mejor valoración por parte de la empresa si tienes un puesto asignado dentro de la oficina, y quedaría para otros usuarios de menos nivel el tener que “pelearse” por sentarse en una silla que quede libre cuando lleguen.

 

La respuesta de los profesionales de configurar espacios de trabajo: mejor valoración para los puestos no asignados.

Los Facility Managers y otros profesionales del mundo Workplace tienen una visión completamente diferente a los usuarios.

Para los profesionales, el hecho de que la empresa asigne un puesto fijo en la oficina es algo más parecido a una cadena, a una limitación de movimientos, y por tanto creen que tener la libertad de sentarse donde se quiera cuando se llegue a la oficina, y además poder cambiar cada día de mesa, es un síntoma de que la empresa te valora más.

 

Los profesionales son la excepción. Por eso existe la brecha de percepción.

En una oficina hay muchos tipos de usuarios, y en general, perciben la asignación de puesto físico de una manera positiva, y solamente los profesionales (FM, arquitectos, RRHH…) contestan de forma diferente a la pregunta que les hemos hecho.

Esto evidencia que existe una “brecha de percepción” entre lo que se hace y el mensaje que se percibe.

Por ejemplo, es fácil pensar en la paradoja de que a alguien se le quite un puesto asignado para que se sienta más libre y sea interpretado por esa persona como un castigo o una bajada de “status” dentro de la empresa.

 

La opinión y la percepción de los demás usuarios importa, y pesa mucho.

Más allá de lo que un usuario pueda entender o percibir ante un hecho como pueda ser el tener un puesto asignado o no, también importa lo que piensen sus compañeros/as, pues incide directamente en en nivel de consideración que le van a tener.

Tú puedes percibir que no tener un puesto asignado es algo positivo, pero seguramente también te importa saber cómo perciben este hecho quienes trabajan contigo, ya que lo pueden entender como una degradación, y eso puede llegar a dificultarte el trabajo (no debería, pero pasa).

Los empleados, especialmente algunos departamentos, tienden a valorar más a aquellos que entienden que más valora la empresa.

Así, no es difícil encontrar ejemplos en los que, por poner uno, el departamento que se encarga de los viajes le reserva mejores hoteles o mejores asientos en el tren o el avión a aquellos trabajadores que saben que tienen un sueldo más alto, o un coche de empresa mejor… mientras que si quien tiene que viajar no tiene coche de empresa, o saben que tiene un sueldo más bajo, concluyen que la empresa no querrá gastarse dinero en que se alojen en un buen hotel o que viajen más cómodos: aunque la empresa no les haya dicho esto nunca, incluso aunque no sea un criterio de la empresa.

Si lo llevamos a nuestro ejemplo aislado: ¿a quién le reservarían un mejor viaje, a quienes ven que tienen un asiento asignado o a quienes ven que no tienen un asiento asignado?.

 

En la Realidad, otros factores importan más, pero no los contemplamos en este estudio para aislar el factor de la asignación.

Hubo muchas personas que, cuando les hicimos la pregunta, nos contestaron con otras preguntas, tales como “¿quién cobra más, los que están en las mesas verdes o los que están en las mesas rojas?”.

En general, hay factores como el sueldo, la libertad de horario, el disponer o no de plaza de garaje o de vehículo de empresa, incluso (cada vez menos, por suerte) el modelo de teléfono móvil, tienen una repercusión directa en saber tu nivel de valoración por parte de la empresa.

Sin embargo, en este estudio queríamos aislar solamente el factor de la asignación o no-asignación de un puesto fijo en la oficina para saber cómo es percibido.

Era algo así como decir: “supón que todos cobran lo mismo, tienen la misma libertad de horario, el mismo coche de empresa, etc., etc… y lo único que les diferencia laboralmente es si tienen o no un puesto asignado en la oficina”.

 

¿Y tú, qué opinas?

Cada cual tiene su propia percepción, y no es objeto de este artículo valorar más positivamente unas respecto de otras, ya que cada cual es cada cual, y por tanto tiene su opinión.

Si tienes unos momentos, tal vez te interese reflexionar acerca de ello.

Un saludo.

 

Leer más artículos

 

Share